LA FORTALEZA

Es aquella fuerza, poder interior que nos permite hacer frente a distintas situaciones que se nos presenta en la vida diaria. Este maravilloso poder nos permite mantenernos fieles a nuestras convicciones y creencias. Las personas con fortaleza presentan unas características muy llamativas y sin lugar a dudas, son dignas de admirar. Varias de estas es que son serenas, firmes, claras, energéticas, decididas, reflexivas y no se dejan manipular por nadie bajo ningún concepto, ya que esa misma fuerza les impide caer en eso. Mantienen una increíble calma y sus creencias en los momentos buenos y no tan buenos -sobre todo en este último en donde la persona es más vulnerable a cometer errores de los que suele arrepentirse- dando así confianza a la gente que tiene a su alrededor.




La fortaleza es la que nos hace enfrentar las cosas -que nos suceden o que están por suceder- de una mejor manera.
Consejos para ser fuertes:
-No debemos cerrarnos con nuestras debilidades, debemos aceptarlas tal y como son. Solo así podremos trabajar en ellas y controlarlas de una mejor manera.
-Si estamos pasando por un momento no muy bueno (delicado) no debemos permitir que el desánimo ni mucho menos el pesimismo entre a nuestra vida, al contrario ¡afrontémoslos con mente positiva!
La debilidad es todo lo contrario a la fortaleza, se presenta en personas débiles. Ellas son temerosas, indecisas, apagadas y flojas; tienen un bajo concepto de sí mismas, no se preocupan por su bienestar, ni cuidados. La debilidad tiene varias lenguas como lo es el hecho de sentir un afecto especial hacia otra persona. Es la falta de fe que tienen en ellos mismos y en sus éxitos futuros. Resulta complicado y de hecho arriesgado darle alguna tarea a este tipo de personas, ya que probablemente la incumplirán por los problemas que tienen para asumir responsabilidades, además de que carecen de firmeza y seguridad.




Ante la debilidad debemos evitar:
-Desanimarnos y no tener fe frente a los problemas y dificultades que se nos presenten.
-Tomar vías de escape no adecuados para evitar afrontar las situaciones desfavorables -no muy buenas- en nuestra vida que requieren que seamos fuertes. Los vicios por lo general suelen presentarse mucho, algunos de ellos son el consumo de alcohol y las drogas. Debemos poner nuestro mayor esfuerzo para no dejarnos sucumbir ante estas tentaciones nocivas para nuestra salud.
-La falta de creencia en nosotros mismos, renegar o descalificar nuestras capacidades.
Es cierto, todos somos seres humanos, cometemos errores, somos de alguna manera frágiles y débiles ante las situaciones que nos impactan diariamente. Pero en nuestro interior poseemos la fuerza necesaria para poder afrontar cada situación que se nos presente. La clave de este mensaje para nuestro éxito es debemos creer en nosotros mismo y en las cosas que hacemos, impulsándonos así a vencer cada obstáculo. Revivamos la confianza interna sin mirar los obstáculos.  ¡Es realmente increíble como la fortaleza de la mano con positivismo cambia y mejora nuestras vidas!