¿ES POSIBLE PERDONAR UNA INFIDELIDAD?

Una infidelidad es una de las deslealtades más grandes que puede haber en una relación en pareja. Esto es así porque traiciona el acuerdo y la confianza que en un momento dado dos personas decidieron compartir.

A pesar de que en nuestra sociedad se cree falsamente que los hombres son más propensos a ser infieles. Sin embargo, la realidad es que tanto hombres como mujeres pueden serlo.

Cuando una persona descubre que su pareja le ha sido infiel, se encuentra frente a una encrucijada, ¿Debe o no debe perdonar? ¿Podrá olvidar la infidelidad y volver a confiar? Porque sí, el mayor daño que hace una infidelidad es esa laceración a la confianza mutua que debe existir en toda relación de pareja. Además de esto, la autoestima de la persona que fue engañada se ve lesionada casi irremediablemente. Sin embargo, es posible superar el trauma que significa una infidelidad e incluso volver a confiar en la pareja.



¿Podría perdonar una infidelidad?

Esta es una pregunta que muchas personas se realizan: ¿Sería capaz de perdonar una infidelidad y seguir adelante? Pues bien, quienes lo han hecho coinciden en afirmar que no es un proceso fácil, sino que es producto de una serie de consideraciones en las cuales, la que prevalece es el amor hacia la pareja. Veamos qué se debe considerar a la hora de perdonar una infidelidad.

Una de la cosas que atormentan a la persona engañada es la naturaleza de la infidelidad, es decir, ¿fue netamente sexual o también hubo sentimientos de por medio? Increíblemente, la mayoría de las personas están de acuerdo en que es más fácil perdonar una infidelidad cuando esta no involucra sentimientos. Es decir, se puede perdonar con mayor facilidad un encuentro sexual fortuito que una relación de larga data. Esto se debe a que, en esta última, siempre están inmersas las emociones y los sentimientos.

Así mismo, es importante tener en cuenta cuáles fueron las posibles causas que llevaron a la infidelidad. Las causas son múltiples. Entre estas, la principal y más común es la insatisfacción, ya sea a nivel emocional o sexual. En una proporción reducida, la causa viene a ser la pérdida del amor.

Por otra parte, cuando una persona se encuentra con una infidelidad por parte de su pareja y se plantea la posibilidad de perdonar, es importante que haga una reflexión en la que explore sus sentimientos hacia quien le traicionó. Debe preguntarse lo siguiente: ¿Es mi amor por él/ella lo suficientemente grande y fuerte como para olvidar su traición y continuar amándolo (a)? ¿Podría volver a confiar?

Solo al considerar estos aspectos y responder sinceramente y de corazón a estos planteamientos, una persona tendrá la capacidad de decidir si puede o no perdonar una infidelidad.



Perdonando una infidelidad: un sendero nada fácil

Estarás de acuerdo con nosotros cuando decimos que perdonar una infidelidad no es en absoluto fácil. Requiere de toda la fuerza de voluntad de la persona, así como también una disposición total a olvidar lo ocurrido. Porque sí, uno de los requisitos más importantes para perdonar una infidelidad es estar dispuesto a olvidar de corazón lo ocurrido y emprender un nuevo camino como pareja.

Seguramente has escuchado aquello de “yo perdono, pero no olvido”. Pues bien, las personas que “perdonan” bajo esa premisa, no lo hacen realmente, pues es muy probable que en futuras ocasiones puedan traer el tema a colación para hacer sentir culpable a quien fue infiel.

Realmente, para perdonar una infidelidad se requiere de un compromiso genuino y real por parte de ambas personas. Deben comprometerse a honrar sus votos de amor y lealtad, olvidando lo ocurrido. Algo así como hacer “borrón y cuenta nueva”. Si ambos miembros de la pareja están realmente convencidos de que vale la pena rescatar y salvar la relación, fundamentados en el amor que sienten el uno por el otro, entonces sí es posible perdonar una infidelidad y más aún, salir fortalecidos de esa experiencia.

Como hemos visto, perdonar una infidelidad no es sencillo. Incluso hay personas que no lo logran y terminan definitivamente la relación. Sin embargo, existe un gran porcentaje de personas que deciden apostar al amor y logran superar tan difícil prueba.

HERIDAS DE LA INFANCIA QUE PERMANECEN EN LA ADULTEZ

La infancia es una etapa de la vida en la que somos extremadamente vulnerables a nuestro entorno y especialmente a las relaciones que entablamos con las personas que están a nuestro alrededor. Esto se debe a que durante esta etapa es cuando comenzamos a aprender cómo funciona el mundo y a relacionarnos con nuestros semejantes.

En este sentido, a nivel fisiológico también estamos experimentando diversos cambios. Por ejemplo, nuestro sistema nervioso se va desarrollando y creciendo gracias a las diversas interconexiones que se establecen entre nuestras neuronas. Pues bien, si en un momento dado, ocurre algún cambio significativo en esto, producto de alguna experiencia traumática, lo más probable es que quede algún tipo de secuela psicológica que lamentablemente aflora durante la edad adulta.

Sí, es posible que ese jefe extremadamente intransigente y de mal carácter o ese novio inseguro y dependiente que tuviste, sufrieran durante su infancia algún episodio traumático, cuyas huellas y consecuencias afloraron ahora en la adultez.

Heridas emocionales que crean adultos infelices 

Como ya lo hemos mencionado, muchas de las experiencias desagradables que vivimos a lo largo de nuestra infancia dejan huellas imperceptibles en nuestra psique y que lamentablemente se hacen sentir cuando han pasado los años, en nuestra vida adulta. A continuación, te contamos cuales son las heridas más comunes.



Humillación, la más común

Sí, la humillación es una de las heridas de infancia más común. El sometimiento repetitivo a humillaciones genera consecuencias graves en el desarrollo psicológico de los niños, pues se hace mella en su amor propio y en consecuencia, crecen con una autoestima totalmente debilitada. Una vez crecen, son personas que se sienten inferiores a los demás y siempre andan buscando la aprobación del otro. No se valoran a sí mismas y tampoco reconocen sus virtudes.

Abandono: cuando nadie está ahí para ti

El abandono es otra de las grandes heridas de la niñez que repercute significativamente en la vida adulta. Cuando los padres no tienen la disponibilidad de tiempo necesaria para dedicárselo a los hijos, es posible que estos se sientan abandonados y poco queridos. Muchas veces los padres trabajan mucho y por eso no están con sus hijos. Sin embargo, los niños carecen de la madurez emocional para entender esto, por lo que se sienten abandonados.

Las personas que han sufrido esto, tienden a ser inseguras de sí mismas y le tienen miedo a la soledad. En consecuencia, cuando establecen relaciones de pareja, por ejemplo, son muy dependientes desde el punto de vista emocional y no soportan estar solos. Son personas que viven con ansiedad e incluso pueden llegar a desarrollar algún tipo de trastorno obsesivo compulsivo.  

El rechazo: destructor de la autoestima

El rechazo es otra de las heridas de infancia más común. A veces los padres experimentan cierto rechazo hacia los hijos. Esto se puede deber a múltiples razones, como por ejemplo ser producto de un embarazo no deseado, padecer algún defecto físico o bien no cumplir con las expectativas de los padres. Sea cual sea la causa, los niños que experimentan rechazo por parte de adultos cercanos a ellos crecen sintiendo que son un “estorbo” y no se dan valor a sí mismos.

Cuando estos niños alcanzan la edad adulta son personas que rehúyen el contacto social y prefieren estar solos. Creen que no merecen ningún tipo de afecto y por lo tanto, les cuesta expresar sus emociones y entablar relaciones afectivas estables.



La traición: debilitando la confianza

Para los niños, una traición puede estar representada por una promesa no cumplida o por alguna mentira, por muy simple que esta sea. A pesar de que para los adultos ciertas promesas hechas a los niños no son significativas, para los niños sí lo son. Cuando un niño se siente defraudado por alguna promesa incumplida, pierde la confianza en los demás.

Como consecuencia de esto, cuando crece, se vuelve un adulto controlador y hasta cierto punto perfeccionista que es incapaz de delegar ningún trabajo o función, ya que no confía en nadie. Por supuesto que a este tipo de personas les cuesta establecer relaciones afectivas sanas y duraderas, pues no pueden dar su confianza a nadie.

¿Es posible sanar esas heridas de la niñez?

Una vez descritas las heridas de la niñez más comunes, te debes estar peguntando lo siguiente: ¿Es posible sanar esas heridas y ser feliz? Pues nosotros estamos aquí para decirte que sí, es posible sanar y reparar las consecuencias de esas heridas. Por supuesto que el primer paso para ello es reconocer que se tiene un problema y buscar ayuda especializada. En este sentido en Mi Psicólogo Getxo podemos ayudarte. Si quieres información puedes ponerte en contacto con nosotros en el 675 71 35 37 o rellenando nuestro formulario.

Dependiendo de las heridas y situaciones experimentadas en la infancia, el tratamiento y terapia a seguir será distinto. Sin embargo, con dedicación, esfuerzo y determinación se pueden dejar atrás estas heridas y convertirse en un adulto independiente, capaz de gestionar sus emociones y muy especialmente, feliz.

TANOREXIA: ADICCIÓN AL BRONCEADO

¿Has escuchado hablar alguna vez de la tanorexia? Tanto si tu respuesta es afirmativa como si es negativa, quédate con nosotros que vamos a explorar este trastorno tan poco conocido, pero a la vez tan peligroso. 

Los especialistas definen la tanorexia como la adicción que llegan a desarrollar algunas personas por el bronceado, sea este de origen natural o artificial. Sí, es cierto que tomar el sol de vez en cuando no supone ningún problema. Sin embargo, se convierte en problema cuando la persona se obsesiona y nunca parece alanzar el bronceado ideal.



¿La tanorexia es un trastorno psicológico o es moda?

Debido a que la tanorexia es relativamente nueva, a los especialistas les ha costado clasificarla como un trastorno de índole psicológico. Sin embargo, cuando se observa la conducta de las personas que la padecen, es inevitable identificarla como tal.

Ahora bien, como es bien sabido, muchos de los trastornos psicológicos tienen su origen en la fisiología de nuestro cuerpo. De acuerdo a nuevas investigaciones, la tanorexia no escapa a esa afirmación. La exposición solar moderada conlleva una serie de beneficios para el organismo. Sin embargo, en las personas que se obsesionan con ella, genera ciertas sustancias químicas, como por ejemplo las endorfinas, que tienen un efecto realmente placentero. Pues bien, las personas tienden a acostumbrarse a esa sensación de euforia y bienestar, de manera tal que cuando se ven privadas de la luz solar por períodos prolongados, pueden llegar a experimentar los malestares típicos de un síndrome de abstinencia.

Allí es donde reside el fundamento teórico de que sí, la tanorexia definitivamente es un trastorno psicológico. Sin embargo, y puesto que es un trastorno descubierto muy recientemente, nos queda mucho por saber al respecto.

Identificando a los tanoréxicos

En este punto, seguramente te estás preguntando ¿cómo podrías identificar si alguien padece de tanorexia? Pues bien, a continuación, te vamos a describir algunas conductas o signos que lo ponen en evidencia.

En primer lugar, las personas que están obsesionadas con el bronceado, tienen un color de piel poco natural, generalmente, muy oscuro. Esto se debe a las largas horas que pasan, ya sea expuestas al sol directamente o bien en el solárium.

Así mismo, es muy común que estas personas parezcan nunca estar conformes con el tono de su piel. A pesar de que esta se encuentre bastante oscurecida, siempre afirman que están pálidos o que aún no han alcanzado su bronceado ideal.

Igualmente, es posible que, derivado de la sobreexposición al sol, su piel se encuentre reseca y envejecida, además de que sus líneas de expresión se acentúan mucho más.

Finalmente, las personas que padecen de tanorexia son asiduos visitantes de los salones de bronceado artificial, con la finalidad de no perder nunca el color moreno de su piel. Cuando creen que van a perder su “bronceado”, entran en un estado permanente de ansiedad e incluso pueden llegar a caer en la depresión.

Tanorexia: una adicción peligrosa

Ahora bien, si nos has acompañado durante todo el artículo, estarás de acuerdo con nosotros cuando afirmamos que la tanorexia es una adicción muy peligrosa que pone en grave riesgo la salud de quienes la padecen.

Como debes saber, la exposición prolongada a los rayos UV del sol tiene consecuencias terribles, siendo la primera de ellas, un incremento significativo en el riesgo de padecer cáncer de piel. Esto se debe a que los rayos UV inciden sobre los melanocitos de la piel y generan en ellos cambios irreversibles que eventualmente desencadenan un melanoma, el cáncer de piel más agresivo.

Sin embargo, las consecuencias de la tanorexia no son sólo físicas. A nivel psicológico también es posible observar algunas consecuencias. El comportamiento de quienes padecen este trastorno se ve afectado de tal manera que llega a convertirse en una obsesión. Eventualmente, esa obsesión lleva a desarrollar conductas compulsivas, como por ejemplo las visitas constantes a los salones de bronceado.



¿Se puede superar la tanorexia?

¿Te preguntas si es posible recuperarse de la tanorexia? Pues sí. Tal como ocurre con la gran mayoría de los trastornos psicológicos, es posible superarlo, con ayuda especializada.

El primer paso para dejar atrás este trastorno, es su aceptación. Esto quiere decir que quien lo padece debe reconocer que tiene un problema y necesita tener la convicción y el deseo de recuperarse. Al hacer esto, debe buscar ayuda especializada, ya sea con un psicólogo o un psiquiatra.

A través de la combinación de terapia psicológica y tratamiento incluso farmacológico es posible superar completamente la tanorexia.  

Como puedes ver, la tanorexia es un trastorno psicológico de cuidado, cuyo origen es una visión distorsionada de la apariencia propia. Si no es atendido a tiempo, puede generar consecuencias muy graves que incluso pueden poner en riesgo la vida. ¿Sabías todo esto de la tanorexia?

CÓMO MANTENER VIVA LA LLAMA DEL AMOR EN UNA RELACIÓN

El cariño y la confianza, no son señal de garantía de que una relación vaya a perdurar en el tiempo. El efecto químico que se produce cuando hay atracción mutua podría menguar y conducir a una inevitable separación.

Incluso existen relaciones en las que, a pesar de permanecer juntos, el nexo físico y emocional que existía entre ambos ya ha desaparecido. Es aquí donde se habla de relaciones en las que permanecen unidos solo por mera costumbre. ¡La rutina les ganó la partida! Por eso siempre hay que avivar la llama del amor y para ello la creatividad puede llegar a ser nuestra mejor aliada.

De ahora en adelante puedes seguir estos consejos que te traemos para mantener una buena relación amorosa con la persona que elegiste como compañero de vida:




1. Hay que considerar que las relaciones no son tan fáciles de mantener como parece. Cada uno posee sus propias ideas, lo que puede derivar en choques de temperamentos entre ambos por tratar de defender sus opiniones. Por lo tanto ¡más respeto, menos discusiones!

2. No te cohíbas, ni coartes a tu pareja de tener un espacio propio donde pueda realizar actividades, sin necesidad de que estés presente. Y de igual forma, sal con tus amigos, visita a tu familia, arréglate, lee un libro, ¡mantén tu independencia! Recuerda que eres un ser único y en desarrollo, ¡es complicado que puedas estar bien con otra persona cuando no lo estas contigo mismo!

3. Cuando se está en una relación que ya lleva cierto tiempo, las personas son más conscientes de los defectos del otro. Además de los errores que el otro ha cometido (cosa que en las discusiones salen a relucir), es en este momento cuando debes pensar si lo que vas a decir ayudará a solucionar el problema o solo se lo estás diciendo para ganar la discusión.

4. La comunicación es vital en toda relación. Por más que pienses que conoces a tu pareja, recuerda que puede cambiar de opiniones y expresiones. Por eso, es importante que te mantengas al día con tu ser querido.




5. Los detalles también son importantes, por muy sencillos que estos puedan resultar.  No dejes de hacerlos, ya que es una forma de demostrarle a esa persona que aún te interesa y os ayudará a mantener el romance muy activo.

6. Ten muy presente que a medida que el tiempo avanza, la relación se transforma. La actividad sexual puede disminuir, esto no necesariamente significa que el amor se esté acabando, sino que te tienes que ir adaptando a cada una de las fases por las que atraviese tu relación. Esto es parte de madurar como pareja e incluso de crecer como persona.

Conclusión

Mantener viva la llama del amor en una relación necesita de compromiso. Y por supuesto, no olvides jamás de que la confianza hacía el otro es importante. Si quieres que tu matrimonio perdure, ¡confía en tu pareja!

Y finalmente, ríe, diviértete, y disfruta con esa persona con la que has decidido compartir tu existencia. No olvides mencionarle cuán importante y valioso(a) es para ti.

¿CÓMO SALGO DE UNA DEPRESIÓN?

Existen diversos trastornos psicológicos de los que nadie está exento a padecerlos.

Entre los trastornos psicológicos más comunes en la sociedad actual te podemos mencionar la depresión. Ésta abarca diversos estados de ánimo y emociones como la melancolía, la infelicidad, la tristeza, el abatimiento, la apatía y la angustia, entre otras.

Ahora bien, cuando estás deprimido, es posible que te sientas como encerrado en un callejón sin salida, agobiado por pensamientos pesimistas y negativos y en especial con un desinterés por cualquier actividad. Es de imaginar que a nadie le gusta estar deprimido, por lo que de seguro deseas superar la depresión y dejarla atrás.

A continuación te presentamos algunos tips que te serán de gran ayuda para salir de la depresión.




Ponte en movimiento

Si, sabemos que cuando estás deprimido lo que menos deseas es realizar alguna actividad. La depresión hace que lo único que quieras hacer es recostarte y no hacer nada. Sin embargo, si tu deseo es superar la depresión, lo primero que recomiendan los especialistas es que te actives, te pongas en movimiento y realices algún tipo de actividad física que sea de tu agrado.

La actividad física es importante porque desencadena en tu organismo una serie de reacciones químicas en las que se liberan neurotransmisores que pueden hacer que tu estado de ánimo vaya mejorando. Así mismo, al ejecutar algún tipo de actividad, tu mente estará enfocada en ello y no en pensamientos negativos. La actividad que elijas no debe ser necesariamente algún deporte, puede ser también salir a algún sitio de interés, cocinar y compartir con amigos, entre otras.

Desarrolla tu autoestima

Es frecuente que quienes se encuentran deprimidos tengan problemas de autoestima. Ésta no es más que la valoración que tienes de ti mismo, basado en tu percepción.

Para fortalecer tu autoestima, es importante en primer lugar, que te aceptes tal y como eres: un ser humano con virtudes y defectos, capaz de vencer obstáculos, alcanzar metas y objetivos y ¿por qué no?, equivocarse también. Así mismo, debes reconocer que eres un ser único, que nadie en el Mundo es igual que tú, por lo que no tiene sentido que te compares con los demás.

Piensa de forma positiva

Si estás deprimido, sabes que la mayoría de los pensamientos que circulan por tu mente son negativos y tóxicos. Piensas que nada vale la pena e incluso tienes pensamientos negativos sobre tu persona.

Uno de los pasos esenciales para dejar atrás la depresión es que aprendas a darle un vuelco a esos pensamientos. Sí, no puedes evitar que este tipo de ideas acudan a tu mente. Pero si puedes modificar tu reacción a ellas. En lugar de quedarte estancado en el pensamiento tóxico, puedes modificarlo hacia algo positivo.

Potencia tu inteligencia emocional

La inteligencia emocional es la capacidad que tienen los individuos para reconocer sus propios sentimientos y los de los demás, entender esas emociones y manejarlas. Cuando te encuentras deprimido, no eres capaz de gestionar las emociones, ya que éstas te agobian y te hacen actuar de forma incongruente.

Es por esto que al alcanzar una adecuada inteligencia emocional estarás adquiriendo las herramientas para lidiar correctamente con tus emociones y por ende, con las emociones de los demás, permitiéndote tener adecuadas relaciones interpersonales.




Plantéate metas y objetivos

Cuando estás deprimido es común que literalmente no quieras hacer nada. Sin embargo, esto es algo contra lo que debes luchar. Para esto, debes ponerte metas y objetivos, a corto, mediano y largo plazo.  Estos te van a mantener motivado, en especial cuando los vayas alcanzando.

Al alcanzar un objetivo, sientes que se reafirma en ti el sentimiento de autosuperación y logro, lo cual tiene repercusiones directas en tu autoestima y por supuesto, en la percepción que tienes de ti mismo y de la vida, llegando incluso a crear ilusión en ti.

Si te sientes deprimido, intenta seguir estas recomendaciones que te hemos planteado. Son efectivas en el control de los estados de ánimo depresivos, así como también en la superación de los mismos. Si no es suficiente con estos consejos, entonces es hora de que vayas a un especialista. En Mi Psicólogo Getxo encontrarás psicólogos especializados en los trastornos del estado del ánimo como es la depresión. Puedes ponerte en contacto con nosotros en el 675 713 537 o en mipsicologogetxo@gmail.com.

¿CÓMO SUPERAR LOS COMPLEJOS?

Durante nuestra niñez, y en general, durante gran parte de nuestra vida, es posible que hayamos experimentado ciertas situaciones en las que nos hayamos sentido mal, incomprendidos e incluso quizás ridículos. Es posible que estas situaciones dejen algún tipo de huella en nosotros que quizás pasa desapercibida. No es sino hasta mucho más adelante que nos damos cuenta de ello. 

Una de las consecuencias son los complejos. Sí, como lo estás leyendo, muchos de los complejos que hemos venido arrastrando tienen su origen en situaciones desagradables que hemos experimentado, ya sea en nuestro entorno familiar, en la escuela o en cualquier otro lugar. 

¿Sabes si tienes algún complejo? ¿Identificas alguno en ti? Seguramente tu respuesta a estas preguntas es afirmativa. También es seguro que, si eres consciente de algún complejo, esto te haga sentir mal con frecuencia y tengas muchos deseos de superarlo. Si es así, debes continuar leyendo, pues aquí te vamos a dar algunos tips para superarlos.



Reconoce tus complejos

El primer paso para comenzar a superar los complejos es reconocerlos. Es importante que sepas que existen y que entiendas el daño que te hacen, pues limitan tu desenvolvimiento en diversas situaciones y momentos.

Conócete a ti mismo

Esto es sumamente importante. Debes conocerte, identificar tus cualidades positivas y también las negativas. Sí, como lo lees, también es importante que identifiques las posibles debilidades que puedas tener como ser humano. Solo así podrás reconocer tu valor.

Acepta tus características

Una vez te conoces a ti mismo e identificas tus características, tanto físicas como emocionales y mentales, es importante que entiendas que, así como puedes modificar algunas de ellas, otras es imposible hacerlo. Por ejemplo, si te sientes incómodo con tu peso, puedes cambiarlo mediante una rutina de ejercicios y alimentación saludable. Por el contrario, si no estás conforme porque eres muy alto, pues eso es algo que debes aprender a aceptar, ya que no puedes cambiarlo.

Valórate

La valoración de ti mismo viene dada por un profundo conocimiento personal. Una vez que te reconoces y te aceptas como eres, es muy posible que puedas superar exitosamente los complejos. La aceptación es muy importante para gozar de una buena autoestima y por ende, una buena salud mental.

No te compares con los demás

Muchos de los complejos que tenemos, se originan en la comparación que inevitablemente hacemos en algún momento de nuestras vidas. Al compararnos con los demás, vemos erróneamente las cualidades que ellos tienen y nosotros no, minimizando o dejando de lado nuestras propias cualidades que son muy importantes. Debes internalizar que todos los seres humanos somos diferentes los unos de los otros y eso está bien. Esas diferencias son las que nos dan valor.



No necesitas la aprobación de los demás

Esto es algo muy importante que debes tener presente: “no necesitas la aprobación de los demás para ser feliz”. Muchas personas adoptan ciertas conductas que no encajan con sus valores, simplemente por obtener la aprobación de quienes les rodean. Esto termina por dejarlos un vacío emocional y los hace sentir mal. Es importante que actuemos en concordancia con nuestros valores y principios, por la sola razón de actuar correctamente, sin esperar recibir ningún tipo de reconocimiento por ello.

Refuerza tu autoestima

Este es un paso importante, pues las personas llenas de complejos, por lo general, no tienen una buena autoestima. Ahora bien, seguramente te estás preguntando ¿cómo lo hago? La autoestima se refuerza mediante los pensamientos y actitudes positivas. Si bien es cierto que muchas veces las cosas no salen como quisiéramos, también es cierto que todo tiene aunque sea un aspecto positivo. Es tu tarea tratar de no negativizar todo pensando siempre en tus defectos. Al contrario, busca siempre el lado positivo de las cosas y verás cómo tu perspectiva de la vida va cambiando para bien.

Como puedes ver, sí existe la posibilidad de superar tus complejos, el secreto podemos resumirlo en tres palabras: conócete, acéptate y valórate. Si pones en práctica estos tips sencillos, estamos seguros de que muy pronto tus complejos serán cosa del pasado.

¿CAMBIARÁ EL AÑO NUEVO NUESTRAS VIDAS?

Llega el 31 de diciembre, estás esperando las 12 campanadas que anuncian el fin del año y el inicio de uno nuevo, y de repente comienzas a planear y a retomar metas que hacía tiempo habías desechado. Te sientes capaz de alcanzar esas metas y otras nuevas. Te sientes renovado, lleno de energía y con las ganas de ponerte en acción y más aún este año que ha sido tan duro por el coronovirus.

¿Te suena de algo? ¿Te sientes identificado? Quizás en el fin de año, al mirar hacia atrás te has dado cuenta que han quedado metas sin cumplir. En vez de deprimirte y sentirte triste, sientes que dentro de ti crece una nueva motivación. No, no estás loco, ni eres bipolar. Y aunque no lo creas, esto es mucho más común de lo que te imaginas.




Algunos especialistas incluso le han dado nombre: “Síndrome de la Buena Esperanza”. Este, consiste precisamente en que, conforme se va acercando ese último día del año, nos vamos llenando de ganas y deseos de cambiar o mejorar algún aspecto de nuestras vidas. En este sentido, comenzamos a crearnos expectativas acerca de lo que esos cambios puedan generar en nuestro futuro cercano.

Sin embargo, está plenamente demostrado que un elevado porcentaje de las metas que nos proponemos para el año nuevo quedan en eso, sólo metas, las cuales no se ven concretadas, llenándonos de frustración e incluso llevando a algunos a la depresión.

De acuerdo a los especialistas, una de las razones por las cuales falla el cumplimiento de esas metas es que algunas no están del todo ajustadas a la realidad. Es importante ser conscientes de nuestras debilidades y fortalezas, para así tenerlas en cuenta y poder plantearnos metas realistas.

Así mismo, otra de las cosas que juega en nuestra contra a la hora de cumplir nuevas metas es nuestro propio cerebro. Si, aunque te parezca extraño y hasta imposible, es así. Está plenamente comprobado que somos individuos de costumbres. En este sentido, para nuestro cerebro es más fácil mantener la rutina a la que estamos acostumbrados que adaptarse a una nueva. Es aquí donde la constancia y la perseverancia entran en juego, ya que son dos elementos fundamentales en el logro de objetivos y metas planteadas.




Pese a todo lo que te hemos dicho, no debes desanimarte, ya que sí es posible generar cambios positivos en nuestras vidas y en nuestra conducta. Es por esto que para incrementar tus posibilidades de alcanzar el éxito en las metas que te planteas para el nuevo año, nos permitimos darte algunos consejos:

Piensa y analiza

Lo primero que debes hacer es tomar un tiempo para realizar una introspección y una reflexión acerca de cuáles son los aspectos o cosas que realmente deseas cambiar de tu vida. Debes estar realmente seguro de qué quieres cambiar y cómo quieres hacerlo.

Plantéate objetivos reales

Un consejo muy importante que podemos darte es que te asegures de que las metas y objetivos que te plantees cumplan con las siguientes características: debe ser específico, medible, alcanzable, realista y oportuno. Esto lo que quiere decir es que simplemente debes plantearte objetivos reales, cuyos avances puedas realmente cuantificar a través de diversos mecanismos y que además estés seguro de que, con esfuerzo y dedicación los puedes alcanzar.

Busca un entorno de apoyo

Es importante que te rodees de personas que constituyan un sistema de apoyo, que te ayuden en los momentos en los que desfallezcas y decaigas (¡porque esos momentos van a existir!). Lo importante es que estés rodeado de personas que te ayuden a mantenerte centrado en tu meta y en lo que quieres lograr.

Un reto a la vez

¿Cómo aprenden a caminar los niños? ¿Un paso cada vez, cierto? Pues así debemos hacer todo en nuestra vida para alcanzar el éxito. En el caso que nos ocupa, debes enfocar tu atención en un objetivo por vez. De esta manera, estarás totalmente concentrado en alcanzar esos objetivos y tus posibilidades de éxito se multiplicarán.

Disfruta de cada avance

En el plan que te has trazado para alcanzar tus nuevos propósitos de año nuevo, celebra y disfruta cada pequeña victoria que obtengas. Una vez que alcances algún objetivo, permítete disfrutarlo y sentirte bien al respecto. Esto es importante, ya que así estás enviando un mensaje a tu psique de satisfacción y autoafirmación, lo cual es tremendamente positivo para ti y tu autoestima.

Si sigues estos sencillos consejos, podrás alcanzar de manera exitosa las metas que te planteas al iniciar un nuevo año. Recuerda: cada año nuevo es un libro de páginas en blanco. Depende de ti, de tu empeño y constancia que la historia escrita allí sea exitosa.

Y si, el año nuevo puede traer un cambio positivo y trascendental en tu vida, lo importante es que realmente lo desees y trabajes por ello.