CÓMO MANTENER VIVA LA LLAMA DEL AMOR EN UNA RELACIÓN

El cariño y la confianza, no son señal de garantía de que una relación vaya a perdurar en el tiempo. El efecto químico que se produce cuando hay atracción mutua podría menguar y conducir a una inevitable separación.

Incluso existen relaciones en las que, a pesar de permanecer juntos, el nexo físico y emocional que existía entre ambos ya ha desaparecido. Es aquí donde se habla de relaciones en las que permanecen unidos solo por mera costumbre. ¡La rutina les ganó la partida! Por eso siempre hay que avivar la llama del amor y para ello la creatividad puede llegar a ser nuestra mejor aliada.

De ahora en adelante puedes seguir estos consejos que te traemos para mantener una buena relación amorosa con la persona que elegiste como compañero de vida:




1. Hay que considerar que las relaciones no son tan fáciles de mantener como parece. Cada uno posee sus propias ideas, lo que puede derivar en choques de temperamentos entre ambos por tratar de defender sus opiniones. Por lo tanto ¡más respeto, menos discusiones!

2. No te cohíbas, ni coartes a tu pareja de tener un espacio propio donde pueda realizar actividades, sin necesidad de que estés presente. Y de igual forma, sal con tus amigos, visita a tu familia, arréglate, lee un libro, ¡mantén tu independencia! Recuerda que eres un ser único y en desarrollo, ¡es complicado que puedas estar bien con otra persona cuando no lo estas contigo mismo!

3. Cuando se está en una relación que ya lleva cierto tiempo, las personas son más conscientes de los defectos del otro. Además de los errores que el otro ha cometido (cosa que en las discusiones salen a relucir), es en este momento cuando debes pensar si lo que vas a decir ayudará a solucionar el problema o solo se lo estás diciendo para ganar la discusión.

4. La comunicación es vital en toda relación. Por más que pienses que conoces a tu pareja, recuerda que puede cambiar de opiniones y expresiones. Por eso, es importante que te mantengas al día con tu ser querido.




5. Los detalles también son importantes, por muy sencillos que estos puedan resultar.  No dejes de hacerlos, ya que es una forma de demostrarle a esa persona que aún te interesa y os ayudará a mantener el romance muy activo.

6. Ten muy presente que a medida que el tiempo avanza, la relación se transforma. La actividad sexual puede disminuir, esto no necesariamente significa que el amor se esté acabando, sino que te tienes que ir adaptando a cada una de las fases por las que atraviese tu relación. Esto es parte de madurar como pareja e incluso de crecer como persona.

Conclusión

Mantener viva la llama del amor en una relación necesita de compromiso. Y por supuesto, no olvides jamás de que la confianza hacía el otro es importante. Si quieres que tu matrimonio perdure, ¡confía en tu pareja!

Y finalmente, ríe, diviértete, y disfruta con esa persona con la que has decidido compartir tu existencia. No olvides mencionarle cuán importante y valioso(a) es para ti.

¿CÓMO SALGO DE UNA DEPRESIÓN?

Existen diversos trastornos psicológicos de los que nadie está exento a padecerlos.

Entre los trastornos psicológicos más comunes en la sociedad actual te podemos mencionar la depresión. Ésta abarca diversos estados de ánimo y emociones como la melancolía, la infelicidad, la tristeza, el abatimiento, la apatía y la angustia, entre otras.

Ahora bien, cuando estás deprimido, es posible que te sientas como encerrado en un callejón sin salida, agobiado por pensamientos pesimistas y negativos y en especial con un desinterés por cualquier actividad. Es de imaginar que a nadie le gusta estar deprimido, por lo que de seguro deseas superar la depresión y dejarla atrás.

A continuación te presentamos algunos tips que te serán de gran ayuda para salir de la depresión.




Ponte en movimiento

Si, sabemos que cuando estás deprimido lo que menos deseas es realizar alguna actividad. La depresión hace que lo único que quieras hacer es recostarte y no hacer nada. Sin embargo, si tu deseo es superar la depresión, lo primero que recomiendan los especialistas es que te actives, te pongas en movimiento y realices algún tipo de actividad física que sea de tu agrado.

La actividad física es importante porque desencadena en tu organismo una serie de reacciones químicas en las que se liberan neurotransmisores que pueden hacer que tu estado de ánimo vaya mejorando. Así mismo, al ejecutar algún tipo de actividad, tu mente estará enfocada en ello y no en pensamientos negativos. La actividad que elijas no debe ser necesariamente algún deporte, puede ser también salir a algún sitio de interés, cocinar y compartir con amigos, entre otras.

Desarrolla tu autoestima

Es frecuente que quienes se encuentran deprimidos tengan problemas de autoestima. Ésta no es más que la valoración que tienes de ti mismo, basado en tu percepción.

Para fortalecer tu autoestima, es importante en primer lugar, que te aceptes tal y como eres: un ser humano con virtudes y defectos, capaz de vencer obstáculos, alcanzar metas y objetivos y ¿por qué no?, equivocarse también. Así mismo, debes reconocer que eres un ser único, que nadie en el Mundo es igual que tú, por lo que no tiene sentido que te compares con los demás.

Piensa de forma positiva

Si estás deprimido, sabes que la mayoría de los pensamientos que circulan por tu mente son negativos y tóxicos. Piensas que nada vale la pena e incluso tienes pensamientos negativos sobre tu persona.

Uno de los pasos esenciales para dejar atrás la depresión es que aprendas a darle un vuelco a esos pensamientos. Sí, no puedes evitar que este tipo de ideas acudan a tu mente. Pero si puedes modificar tu reacción a ellas. En lugar de quedarte estancado en el pensamiento tóxico, puedes modificarlo hacia algo positivo.

Potencia tu inteligencia emocional

La inteligencia emocional es la capacidad que tienen los individuos para reconocer sus propios sentimientos y los de los demás, entender esas emociones y manejarlas. Cuando te encuentras deprimido, no eres capaz de gestionar las emociones, ya que éstas te agobian y te hacen actuar de forma incongruente.

Es por esto que al alcanzar una adecuada inteligencia emocional estarás adquiriendo las herramientas para lidiar correctamente con tus emociones y por ende, con las emociones de los demás, permitiéndote tener adecuadas relaciones interpersonales.




Plantéate metas y objetivos

Cuando estás deprimido es común que literalmente no quieras hacer nada. Sin embargo, esto es algo contra lo que debes luchar. Para esto, debes ponerte metas y objetivos, a corto, mediano y largo plazo.  Estos te van a mantener motivado, en especial cuando los vayas alcanzando.

Al alcanzar un objetivo, sientes que se reafirma en ti el sentimiento de autosuperación y logro, lo cual tiene repercusiones directas en tu autoestima y por supuesto, en la percepción que tienes de ti mismo y de la vida, llegando incluso a crear ilusión en ti.

Si te sientes deprimido, intenta seguir estas recomendaciones que te hemos planteado. Son efectivas en el control de los estados de ánimo depresivos, así como también en la superación de los mismos. Si no es suficiente con estos consejos, entonces es hora de que vayas a un especialista. En Mi Psicólogo Getxo encontrarás psicólogos especializados en los trastornos del estado del ánimo como es la depresión. Puedes ponerte en contacto con nosotros en el 675 713 537 o en mipsicologogetxo@gmail.com.

¿CAMBIARÁ EL AÑO NUEVO NUESTRAS VIDAS?

Llega el 31 de diciembre, estás esperando las 12 campanadas que anuncian el fin del año y el inicio de uno nuevo, y de repente comienzas a planear y a retomar metas que hacía tiempo habías desechado. Te sientes capaz de alcanzar esas metas y otras nuevas. Te sientes renovado, lleno de energía y con las ganas de ponerte en acción y más aún este año que ha sido tan duro por el coronovirus.

¿Te suena de algo? ¿Te sientes identificado? Quizás en el fin de año, al mirar hacia atrás te has dado cuenta que han quedado metas sin cumplir. En vez de deprimirte y sentirte triste, sientes que dentro de ti crece una nueva motivación. No, no estás loco, ni eres bipolar. Y aunque no lo creas, esto es mucho más común de lo que te imaginas.




Algunos especialistas incluso le han dado nombre: “Síndrome de la Buena Esperanza”. Este, consiste precisamente en que, conforme se va acercando ese último día del año, nos vamos llenando de ganas y deseos de cambiar o mejorar algún aspecto de nuestras vidas. En este sentido, comenzamos a crearnos expectativas acerca de lo que esos cambios puedan generar en nuestro futuro cercano.

Sin embargo, está plenamente demostrado que un elevado porcentaje de las metas que nos proponemos para el año nuevo quedan en eso, sólo metas, las cuales no se ven concretadas, llenándonos de frustración e incluso llevando a algunos a la depresión.

De acuerdo a los especialistas, una de las razones por las cuales falla el cumplimiento de esas metas es que algunas no están del todo ajustadas a la realidad. Es importante ser conscientes de nuestras debilidades y fortalezas, para así tenerlas en cuenta y poder plantearnos metas realistas.

Así mismo, otra de las cosas que juega en nuestra contra a la hora de cumplir nuevas metas es nuestro propio cerebro. Si, aunque te parezca extraño y hasta imposible, es así. Está plenamente comprobado que somos individuos de costumbres. En este sentido, para nuestro cerebro es más fácil mantener la rutina a la que estamos acostumbrados que adaptarse a una nueva. Es aquí donde la constancia y la perseverancia entran en juego, ya que son dos elementos fundamentales en el logro de objetivos y metas planteadas.




Pese a todo lo que te hemos dicho, no debes desanimarte, ya que sí es posible generar cambios positivos en nuestras vidas y en nuestra conducta. Es por esto que para incrementar tus posibilidades de alcanzar el éxito en las metas que te planteas para el nuevo año, nos permitimos darte algunos consejos:

Piensa y analiza

Lo primero que debes hacer es tomar un tiempo para realizar una introspección y una reflexión acerca de cuáles son los aspectos o cosas que realmente deseas cambiar de tu vida. Debes estar realmente seguro de qué quieres cambiar y cómo quieres hacerlo.

Plantéate objetivos reales

Un consejo muy importante que podemos darte es que te asegures de que las metas y objetivos que te plantees cumplan con las siguientes características: debe ser específico, medible, alcanzable, realista y oportuno. Esto lo que quiere decir es que simplemente debes plantearte objetivos reales, cuyos avances puedas realmente cuantificar a través de diversos mecanismos y que además estés seguro de que, con esfuerzo y dedicación los puedes alcanzar.

Busca un entorno de apoyo

Es importante que te rodees de personas que constituyan un sistema de apoyo, que te ayuden en los momentos en los que desfallezcas y decaigas (¡porque esos momentos van a existir!). Lo importante es que estés rodeado de personas que te ayuden a mantenerte centrado en tu meta y en lo que quieres lograr.

Un reto a la vez

¿Cómo aprenden a caminar los niños? ¿Un paso cada vez, cierto? Pues así debemos hacer todo en nuestra vida para alcanzar el éxito. En el caso que nos ocupa, debes enfocar tu atención en un objetivo por vez. De esta manera, estarás totalmente concentrado en alcanzar esos objetivos y tus posibilidades de éxito se multiplicarán.

Disfruta de cada avance

En el plan que te has trazado para alcanzar tus nuevos propósitos de año nuevo, celebra y disfruta cada pequeña victoria que obtengas. Una vez que alcances algún objetivo, permítete disfrutarlo y sentirte bien al respecto. Esto es importante, ya que así estás enviando un mensaje a tu psique de satisfacción y autoafirmación, lo cual es tremendamente positivo para ti y tu autoestima.

Si sigues estos sencillos consejos, podrás alcanzar de manera exitosa las metas que te planteas al iniciar un nuevo año. Recuerda: cada año nuevo es un libro de páginas en blanco. Depende de ti, de tu empeño y constancia que la historia escrita allí sea exitosa.

Y si, el año nuevo puede traer un cambio positivo y trascendental en tu vida, lo importante es que realmente lo desees y trabajes por ello.

SÍNDROME DEL NIDO VACÍO, ¿CÓMO HACERLE FRENTE?

La dinámica familiar involucra una serie de etapas que inevitablemente debemos transitar y superar de manera exitosa si deseamos tener una vida familiar y afectiva saludable.

Cuando se tienen hijos, algunas de esas etapas pueden resultar no placenteras e incluso dolorosas. Como padres debemos entender que, en la vida de nuestros hijos llega un momento en el que deben dejarnos de lado. Necesitan expandir sus alas y continuar con sus vidas, con nuevas responsabilidades y persiguiendo sus metas y sueños.

Cuando llega ese momento, los padres experimentan sentimientos encontrados. En ciertas personas, la partida de los hijos les llena de entusiasmo, esperanza y alegría, porque saben que la independización de los hijos es parte de la vida misma y es necesaria para que estos crezcan y se conviertan en adultos maduros y futuros padres de familia responsables.




Por otra parte, en otros padres, pueden predominar la tristeza y la desesperanza al ver que sus hijos, que bien pueden ser la razón de su existencia, se van y dejan el hogar vacío. Estos sentimientos pueden desencadenar procesos de depresión y angustia.

Es aquí cuando aparece lo que los especialistas han coincidido en llamar “Síndrome del nido vacío”. Este no es más que un conjunto generalizado de sensaciones que engloban en sí mismas sentimientos de soledad y abandono. Los afectados no son solamente los padres, sino que también puede sentirse afectado cualquier persona que ejerza el cargo de tutor o responsable. Los lazos sanguíneos no son requisito para esto.

El síndrome del nido vacío es algo muy común que experimentan todos los padres cuando sus hijos deciden independizarse e iniciar sus vidas valiéndose por sí mismos. Anteriormente, los jóvenes salían de casa a edades tempranas, apenas iniciando la adultez. Esto ha ido cambiando en los últimos años, debido, en gran medida, a los cambios que ha habido a nivel económico y social, los cuales hacen muy cuesta arriba que un joven pueda emanciparse, económicamente hablando, con mayor facilidad.

Si tienes hijos, indudablemente debes prepararte a nivel psicológico para esto. Porque si, ese niño que hoy ves jugando o ese adolescente al que acompañas cada día a la escuela, en unos años deberá dejar el hogar e iniciar su propia vida.

Y cuando esto ocurra, ¿Qué será de ti? Seguramente te estás haciendo esta pregunta. Lamentablemente, muchos padres, en el momento en que se convirtieron en eso, comenzaron a descuidar otras facetas de su vida. Es por esto que cuando los hijos se van, pueden sentir que sus vidas han perdido el sentido.

Sin embargo, podemos decirte que cuando los hijos se independizan, se abre una amplia gama de posibilidades. Es posible que en un principio te sientas triste y experimentes una sensación de vacío. Eso es completamente normal. Lo que no debes hacer, bajo ningún concepto, es anclarte en esos sentimientos.




A continuación te damos algunos consejos para sobrellevar y superar el Síndrome del Nido Vacío:

-Acepta que en la vida hay varias etapas que todos los seres humanos debemos experimentar. La independencia de los hijos es sólo una de estas. Alégrate pensando en las próximas que vendrán, como por ejemplo cuando te conviertan en abuelo.

-Prepara a tus hijos para cuando llegue este momento. Fomenta en ellos la independencia, incluso en las tareas más pequeñas. Edúcalos para tener criterio propio y enséñales a tomar decisiones acertadas.

-Estimula y cuida tu relación de pareja. De esta manera, cuando tus hijos se vayan, tu pareja y tú podréis reinventar la relación e incluso podrán realizar cualquier proyecto que hayan decidido posponer en aras de la paternidad.

-Dedícate tiempo a ti mismo. Sí, muchas veces los padres nos descuidamos porque estamos el 100% del tiempo pendiente de las necesidades de nuestros hijos. Sin embargo, es hora de que atiendas tus propias necesidades también. Arréglate, practica alguna actividad que te apasione, crea nuevos proyectos.

-Ten amigos. Ser padre no es excusa para olvidarte de tus amistades. Esto es importante, ya que los verdaderos amigos pueden convertirse en auténticos pilares que puedan ayudarte a sobrellevar este período de cambios.

Si sigues estos pequeños consejos, te aseguramos que podrás afrontar el Síndrome del Nido Vacío, e incluso salir fortalecido de esta transición. Recuerda: los hijos son solo un préstamo de la vida, los padres sólo debemos prepararlos lo mejor posible para ser autónomos, independientes y, en resumidas cuentas, hombres y mujeres de bien. Si después de seguir estos consejos sigues sintiéndote triste o enfadado, ¡no lo dudes y ponte en contacto con especialistas que podremos ayudarte! Puedes ponerte en contacto con nosotros en el 675 713 537.

DEPRESIÓN EN HOMBRES

Este es un post invitado en el que contamos con la Dra. Iratxe López. Ella es la directora de un centro de psicología que está ubicado en el centro de Bilbao. En Iratxe López Psicología trabajan cinco psicólogas especializadas en muchas dificultades que experimentamos las personas. La hemos traído para hablar sobre la depresión en los hombres. 

La depresión es una enfermedad mental mucho más frecuente de lo que solemos pensar. Además, es la principal causa de discapacidad tanto en mujeres, como en hombres. Uno de los principales problemas asociados con la depresión es que puede mantener a las personas en silencio y aisladas.

Pese a ello, tengo una buena noticia: la depresión se cura y se puede salir de ella. Para eso estamos los psicólogos, para ayudar en situaciones así. Puedes empezar por aprender algunas cosas importantes sobre la depresión en los hombres que te voy a contar en este post.



Hombres y problemas de salud mental

Me parece de suma importancia dedicar un apartado específico para hablar sobre los hombres y la salud mental. Todavía hoy en día existen algunos estereotipos y frases que pueden dificultar a los hombres pedir ayuda cuando tienen problemas de salud mental. Expresiones como "los niños no lloran" pueden dificultar que los hombres pidan ayuda. Incluso estos estereotipos dificultan a los hombres hablar sobre sentimientos o emociones. Sabemos que estas opiniones sobre la masculinidad son poco realistas y muy dañinas. Pero, aun así, siguen existiendo.

Es perjudicial pensar que ser independiente y duro es más importante que mantener el bienestar emocional. Muchas de las evidencias muestran que no pedir ayuda es un comportamiento aprendido, no algo biológico. Esto significa que probablemente esto se deba a cómo se socializa a los hombres.

En la consulta he detectado que existen varios mitos sobre la depresión que pueden hacer que los hombres se muestren reacios a hablar sobre ello o a buscar ayuda. Algunos de estos mitos son los siguientes: 

                ·         La depresión es un signo de debilidad

                ·         Los "hombres de verdad" controlan sus emociones y no dejan que las cosas les afecten

                ·         Sentirse triste o deprimido no es masculino

                ·         Cualquiera con suficiente fuerza de voluntad debería poder salir de la depresión

                ·         Los hombres no deben pedir ayuda, deberían poder arreglárselas por sí mismos

Afortunadamente, cada vez más hombres hablan sobre su salud mental y expresan sus emociones. Esto está ayudando a reducir el estigma asociado con la depresión y otras enfermedades mentales y permite que los hombres hablen y busquen ayuda.

Aunque es algo obvio, quiero dejarlo claro: Los hombres tienen emociones y tienen derecho a expresarlas.

Causas de la depresión

Los altibajos emocionales son normales y forman parte de la vida. Sin embargo, la depresión va más allá e implica dificultades en el funcionamiento diario de la persona. Además, ninguno de nosotros es inmune a la depresión y los factores biológicos, psicológicos y sociales pueden hacernos vulnerables a ella. Los desencadenantes emocionales más comunes son:

                ·         Eventos adversos de la niñez, como por ejemplo haber sufrido abuso

                ·         Historial familiar o personal de abuso de drogas o alcohol

                ·         Escasas habilidades de afrontamiento

                ·         Dificultad para establecer relaciones sociales significativas (lo que lleva a la soledad)

                ·         Historial familiar de depresión

                ·         Una condición médica o una enfermedad crónica

También es importante tener en cuenta que a veces, la depresión no tiene una causa aparente.



¿Cuáles son los síntomas de la depresión?

Como decía antes, las personas experimentan la depresión de diferentes formas. Por lo tanto, tenlo en cuenta a la hora de leer la siguiente lista en la que enumero algunos síntomas comunes de la depresión:

                ·         Mal humor (sentirse triste, vacío, sin esperanza)

                ·         Poca energía o fatiga

                ·         Incapacidad para disfrutar de las cosas que antes si disfrutaba

                ·         Pérdida o aumento de peso involuntario

                ·         Hipersomnia (dormir en exceso) o insomnio

                ·         Sentimientos de inutilidad, desesperanza o culpa

                ·         Dificultades de concentración o indecisión

                ·         Aislamiento o retraimiento social

                ·         Irritación, agitación o enfado

                ·         Pensamientos recurrentes de muerte, ideación suicida e intentos de suicidio

Todas las personas experimentamos algunos de estos sentimientos o comportamientos de vez en cuando. Sin embargo, para las personas que experimentan depresión, los sentimientos son severos y no desaparecen con el tiempo.

Tratamiento de la depresión

La terapia es necesaria para tratar la depresión, por ello, es necesario que busques a un psicólogo con el que iniciar el tratamiento. Además, en algunos casos es necesario combinar la psicoterapia con la medicación. Es de suma importancia que la medicación te la recete un psiquiatra, ya que, es el profesional más preparado para ello. Asimismo, el tratamiento debe ser específico para cada persona y debe tener en cuenta las necesidades y circunstancias únicas de cada cual.

¿Cómo podemos ayudar a alguien que pueda necesitar ayuda?

Si conoces a alguna persona que tenga depresión o sospechas que pueda tenerla, es necesario que le comuniques que es normal y positivo buscar ayuda para la depresión. También puede ser útil comparar los problemas de salud mental con los problemas de salud física. Si tuvieras diabetes acudirías a un profesional médico sin dudarlo. No es diferente con la depresión o con cualquier otro problema de salud mental.

Ofrece tu apoyo escuchando y validando las emociones de esa persona. Puede ocurrirte que no entiendas por qué esa persona se siente así, pero eso no es lo importante, el hecho es que esa persona se siente así y necesita tu ayuda y apoyo. Aunque no lo comprendas dile que estás para escucharle y que respetas sus sentimientos. Por otro lado, es importante prestar atención a los comentarios sobre suicidio y autolesiones. Al contrario de lo que solemos pensar, hablar sobre suicidio no aumenta las probabilidades de que ocurra, sino todo lo contrario.

No sufras en silencio. Si necesita ayuda, habla con alguien.

EMPLEOS QUE TE PUEDEN LLEVAR A LA DEPRESIÓN

En los últimos años los especialistas hemos visto con preocupación cómo se han incrementado los índices de trastornos psicológicos en la sociedad, siendo la depresión uno de los que se encuentran en los primeros lugares de la lista. Esto ha alarmado tanto que diversas organizaciones han dedicado tiempo y esfuerzo en dilucidar qué es lo que está ocurriendo.

Son muchas las causas que pueden llevar a alguien a la depresión. Las más significativas tienen que ver con el estatus laboral. Si bien es cierto que muchos pueden estar deprimidos porque no tienen empleo, otros tantos lo están por el empleo que ya tienen.




Así como muchas personas son felices porque ejercen su empleo soñado, hay muchísimas más que lamentablemente no han logrado obtener una plaza en los empleos que les gustaría y deben conformarse con otros. Porque hay que trabajar para poder subsistir, aunque el empleo que tengamos no llene nuestras expectativas.

De acuerdo a diversos estudios que se han realizado con las personas que evidencian estar deprimidas, se ha determinado que hay empleos en los que las personas son más propensas a caer en la depresión. Generalmente estos están relacionados con la atención al público.

Sí, aunque no lo creas. Quizás ese camarero que te atendió tan bien esta mañana o la recepcionista sonriente del hotel en el que pasaste tus vacaciones, ocultan tras sus sonrisas un proceso depresivo.

Los trabajos que involucran la atención al público son una fuente de estrés para quienes los ejercen, ya que implican tratar adecuadamente al cliente, atender sus requerimientos y hasta sus reclamaciones o quejas. Siempre con una sonrisa. Esto a veces es difícil, ya que son muchos los clientes que le dan un trato déspota y desconsiderado a quienes los atienden.

A parte de esto, generalmente en este tipo de trabajo el salario no está a la altura de las responsabilidades que tiene el empleado. Dolorosamente, muchos cometen el error de pensar que las personas que ejercen este tipo de empleo (camareros, recepcionistas, promotores, entre otros) son inferiores, simplemente porque ejecutan una actividad que tiene que ver con el servicio. Esto trae como consecuencia que estos trabajadores en muchas ocasiones sean blancos de comentarios despectivos, actitudes groseras y hasta ofensas por parte de los clientes.




Así mismo, en los diversos análisis que se han realizado sobre este tópico, se ha determinado que, porcentualmente, las mujeres son más afectadas que los hombres. Esto se debe a que aparte de las condiciones propias del empleo, muchas veces han tenido que lidiar incluso con el acoso sexual, tanto de clientes como de compañeros de trabajo. De igual manera, en ocasiones las leyes no contemplan adecuadamente ciertos aspectos propios de la condición femenina como un embarazo y el reposo que debe haber una vez que ha nacido el niño. Además, se ha comprobado que muchas veces, las mujeres tienden a ganar menos dinero que los hombres ante un mismo puesto de trabajo.

Cuando una persona trabaja bajo esas condiciones laborales, es natural que no sienta satisfacción, sino una creciente frustración y desencanto. Si la persona continúa arrastrando y acumulando esos sentimientos, la depresión se hace presente. Incluso puede llegar a somatizar malestares físicos producto de esa depresión.

Es importante darle el justo valor al trabajo que realizan todos y cada uno de los miembros de la sociedad. Hay que ser considerados y agradecer cada atención. Recuerda que quizás esa camarera que te atendió hoy, esconde tras su trato amable alguna depresión laboral. Por eso debemos ser conscientes, agradecidos y comprender que ese tipo de trabajo no es fácil de realizar.