LEALTAD

La lealtad tiene que ver con el sentimiento de fidelidad, de apego, que nos inspiran las ideas con las que nos sentimos identificados o las personas -incluso animales- a los cuales queremos. La lealtad es, además, considerada una de las virtudes más sinceras y honorables que el ser humano puede sentir. Los que son leales son constantes en afectos y cumplidores a su palabra, estas personas poseen un alto sentido del compromiso y respecto. En nuestra vida hay muchas personas especiales y cosas que nos inspiran lealtad, podemos destacar: nuestras parejas, amistades, la institución educativa donde estudiamos, nuestro trabajo etc.
A continuación, destacaremos algunas características que presentan las personas leales:
-Respetan y corresponden a las personas que aprecian
-No abandonan a sus amigos en momentos difíciles, ni se dejan tentar por aquellas personas que los invitan a traicionarlos a cambio de dinero, poder u otra oferta similar.
-Son fieles a ellos mismos y a sus ideas.
-Son leales a sus mascotas, cuidándolas y velando por su bienestar.





La deslealtad es todo lo contrario, es la falta de reconocimiento y respeto hacia las personas o instituciones que lo merecen. Estas personas no dudan en romper sus promesas, no frenan sus ambiciones y traicionan a sus amigos o parejas con tal de conseguir lo que quieren. Este personaje desleal cede fácilmente al soborno y utiliza engaños, todo esto para poder beneficiarse obteniendo poder o privilegios.
En la vida podemos notar esta clase de sentimientos en personas cercanas, como cuando una persona le niega el apoyo a un amigo en momentos difíciles o cuando alguien niega su patria. 
Todo aquello que lleva a traicionar la confianza recibida, romper las reglas del juego, o incumplir la palabra dada puede llamarse deslealtad.
Debemos evitar:
-La cultura de la infidelidad, que hace que hombres y mujeres le tengan pavor al compromiso y rompan permanentemente sus promesas amorosas.
-La idea de que el trabajo se realiza por obligación, viéndolo como un castigo, cuyo fin es obtener una gratificación, lo cual nos lleva a creer que la lealtad tiene un precio.
-La falta de convicción e ideales que puede llevarnos a seguir nuestros impulsos inmediatos y anulamos la posibilidad de reflexionar sobre las acciones que más nos benefician.

Bien es cierto que crear lealtades a personas equivocadas nos causa daño ya que muchas veces nos genera frustraciones, situaciones incómodas y hasta de peligro, esto sucede cuando tenemos alguna amistad de infancia (o simplemente tenemos un tiempo prolongado de relación con alguien a quien se le tiene mucho aprecio) y este personaje nos perjudica. Es importante ser conscientes de los ideales y las personas a las cueles le brindamos lealtad. Sin duda, todos esperamos lealtad de los demás, a nadie le gusta ser traicionado y mucho menos rechazado. La lealtad es la clave principal para tener triunfo en nuestras relaciones, nos hace ser increíbles seres humanos, atrayendo lo bueno y creando confianza en los demás hacia nosotros.