ENURESIS

Enseñar a los niños a no ensuciarse es una preocupación importante de los padres de niños en edad preescolar. Los padres pueden considerar que el control de la eliminación es un hito evolutivo para el niño. Asimismo, entrar en una guardería puede depender de que el niño haya conseguido el control de esfínteres. Para el niño, satisfacer al padre, tener una sensación de dominio, y dejar de ser un bebé pueden contribuir a la importancia de lograr el control de los esfínteres. 




La secuencia habitual de la adquisición del control sobre la eliminación pasa por la continencia fecal nocturna, la continencia fecal diurna, la continencia urinaria diurna y, por último, la continencia urinaria nocturna. Si bien existe una gran variabilidad en cuanto a la celeridad evolutiva de los niños, acostumbrarse al control intestinal o de la vejiga durante el día se consigue entre los dieciocho y treinta y seis meses de edad.
Los padres también varían en cuanto a la edad que consideran oportuna para comenzar la enseñanza del control diurno. En gran medida esta decisión está relacionada con valores culturales, actitudes y presiones de la vida sobre los padres (por ejemplo, las exigencias de la guardería, la existencia de otros hermanos). Un ejemplo de cómo las cuestiones cotidianas influyen en esta decisión queda ilustrado por los pañales desechables. La fácil disponibilidad de pañales desechables cambió las actitudes de muchos padres hacia la convivencia de comenzar pronto este entrenamiento o quizá de hacer frente a los problemas derivados del mismo.
Existen probablemente varios factores que contribuyen a un aprendizaje eficaz. La decisión de que el niño está preparado a nivel evolutivo para comenzar este aprendizaje es sin duda importante. Asimismo, la decisión correcta de cuándo tiene que comenzar el niño a ir al retrete puede llevar a experiencias de éxito tempranas. Una preparación adecuada, como el uso de calzoncillos o bragas en lugar de pañales, tener al niño con ropa que sea fácil de quitar, y tener un orinal para niños disponible también es de ayuda. 




Por último, la práctica habitual de elogiar y proporcionar reforzamiento positivo (por ejemplo, pegatinas, pasas) por una conducta de ir al servicio adecuada y hacerlo de una forma relajada, han demostrado ser eficaces.
La próxima entrada hablaremos sobre las causas de la enuresis (hacerse pis en una edad en la que ya tendría que haberlo aprendido) así como de su tratamiento. 
Si tu hij@ necesita ayuda al respecto y no sabes cómo enfrentarlo, en Mi Psicólogo Getxo contamos con Psicólogos Infantiles especializados en el aprendizaje de los diferentes hitos evolutivos.