VARIABLES PERSONALES QUE PREDISPONEN AL ESTRÉS

En este apartado vamos a analizar aquellas variables personales de tipo disposicional y rasgos de personalidad que van a modular las reacciones del individuo a situaciones estresantes, explicando así las diferentes respuestas de estrés que emiten los individuos.
Estas variables disposicionales son múltiples, y mientras algunas son consideradas como potenciadoras de la salud, otras se considerarían facilitadoras de la enfermedad. 

En relación a los tipos de reacción interpersonal al estrés, inicialmente se establecieron para explicar diferencialmente la etiología del cáncer y de la cardiopatía coronaria, estableciendo el resto de las tipologías con posterioridad. Este modelo propone explicar la implicación psicológica en los trastornos psicosomáticos. Las características más relevantes de cada tipología son las siguientes:



-Tipo 1: Predisposición al cáncer: Sujetos con elevado nivel de dependencia conformista e inhibición para establecer relaciones de intimidad. Ante el estrés, tienden a responder con indefensión y desesperanza. Predomina la hipoestimulación.
-Tipo 2: Predisposición a la cardiopatía coronaria: Estos sujetos reaccionan al estrés con excitación general, ira, agresividad, e irritación crónica. Evalúan de forma extrema los objetos o personas perturbadoras. Predomina la hiperexcitación.
-Tipo 3: Histérico: Sujetos que alternan la expresión de las características de los tipos 1 y 2 (Por ejemplo, pasan de experimentar indefensión a expresar irritabilidad), por lo que se ha propuesto como un tipo protector ante ambas patologías. Predomina la ambivalencia.
-Tipo 4: Saludable protector de la salud: Sujetos con marcada autonomía, con un afrontamiento del estrés apropiado a la realidad. Predomina la autonomía personal.




-Tipo 5: Racional-antiemocional: Sujetos que niegan o reprimen las expresiones afectivas, con predisposición a depresión y cáncer. Predomina lo racional sobre lo emocional.
-Tipo 6: Antisocial: Sujetos con tendencia a reaccionar al estrés mediante comportamientos antisociales, incluso criminales. Es un factor predisponente al consumo de tóxicos. Predomina la conducta psicopática.