EL ENGAÑO O LA MENTIRA

La mentira es la aseveración o privación de una cosa inversa a la realidad o diferente a ella. Su particularidad misma es el engaño y su peligro depende del egoísmo o perversidad de quien la engendre.
Mentir a los demás es un defecto comparativamente insustancial y el engaño más frecuente es aquel con el que una persona se miente a sí misma. Existen distintos tipos de engaños con los que nos topamos en nuestro diario vivir, tanto laboral como personal. Es decir, un engaño o trampa puede ser pública o privada, manifestarse o quedarse oculta afectando a un solo individuo o a muchas personas. Así mismo, abundan las personas mentirosas que no pueden dejar de hacerlo pues se acostumbraron a ser así, bien sea porque fueron educados bajo un entorno o ambiente de personas mentirosas o también por algún trastorno en su personalidad.




En este sentido, lo que cambia es la forma en que reaccionamos ante los engaños o mentiras. Esto va muy de la mano al control de sentimientos y emociones pues al sentirnos engañados manifestamos impotencia, así como mucha rabia hacia la persona que nos mintió; igualmente hacia nosotros mismos por dejarnos engañar, engatusar o seducir. Por otra parte, también podrían aflorar sentimientos de culpabilidad ante un engaño. Esto es porque se nos enseñó desde pequeños a sentir pena por nuestros errores; es decir, dejarse engañar también se considera un error, por esta razón podríamos sentimos culpables.
Muy ligado al engaño esta la desconfianza. Es decir, una vez hemos sido engañados por una persona ya será muy difícil volver a creer en ella. Esto es muy común en los casos de parejas donde ha existido infidelidad, por ejemplo.
Tips para detectar mentiras:
No es tan difícil detectar a un mentiroso. Observando bien a una persona podremos saber si miente o no. Toma nota:
-Una persona que miente evita el contacto visual. Su expresión corporal será rígida y los movimientos de sus brazos y manos son hacia sí mismo.
-Utiliza el humor negro o sarcasmo para desviar una conversación que no le interesa enfrentar.
-Sus expresiones se limitan solo al movimiento de la boca para expresar cualquier sentimiento bien sea de asombro, felicidad, etc.
-Puede mostrarse a la defensiva pues se siente culpable por mentir.
¿Cómo manejar la rabia ante un engaño?
No es fácil pero tampoco imposible, el primer paso es aceptar haber sido engañado con tranquilidad. Es importante saber que para manejar una emoción es indispensable identificarla, comprenderla y aunque sentirse engañados es muy injusto, el llenarnos de ira no solucionará nada. Lo que si podemos hacer es trabajar la rabia, esto es, expresándola bien sea con palabras o hechos que nos agoten físicamente pero sanamente como haciendo una larga caminata, correr un maratón, llorando, etc. Al respecto, no es aconsejable elegir ningún tipo de acto violento pues la situación empeorará.




Hoy en día, desde Mi Psicólogo Getxo, llevamos a cabo terapia para el manejo de la ira. Lo más indicado es buscar la manera de transformar sentimientos negativos en positivos para seguir avanzando en la vida.
Un entrenamiento que puede ayudar es el siguiente:
1.- Expresar con la boca la siguiente frase: “siento rabia”.
2.-Entender que la rabia que se siente está relacionada con la injusticia sobre la situación de engaño.
3.-Despedirse de la rabia: (implementando los métodos mencionados anteriormente).
4.- Realizar ejercicios de respiración profunda, darse un baño largo de inmersión o beber alguna bebida tranquilizante como un té, por ejemplo.
5.-Tomar acciones que permitan alejarse de la situación o de la persona que ha provocado la rabia, esto se traduce en una postura sana que permite combatir la injusticia, inclusive, en algunos casos hasta tomar acciones legales podrían ayudar.
Poniendo en práctica las recomendaciones anteriores, se verán las cosas con más claridad lo que conducirá a la paz y sosiego propio. Igualmente, ayudará a ser más cuidadoso a la hora de confiar en alguien la próxima vez.