BENEFICIOS DE LAS MASCOTAS EN LOS NIÑOS

El permitir que nuestros hijos puedan convivir con mascotas desde una temprana edad, les puede resultar altamente beneficioso desde el punto de vista físico y mental.


Entre los aspectos más relevantes podemos destacar los siguientes:
-Les ayuda a desarrollar el sentido de la responsabilidad, ya que tendrán bajo su cuidado la vida de otro ser vivo la cual necesitará de diversos cuidados y tendrá necesidades especiales, no será solo un juguete más para él. Esta diferencia es muy importante aclararla con los niños, posteriormente con nuestra supervisión podemos asignarles las tareas de la alimentación y limpieza de la mascota. Esto le va enseñando a ser una persona responsable con sus semejantes y también a estar comprometido con todas las actividades que realice día a día.
-Aprenden a desarrollar la intuición y a comprender la comunicación no verbal.
-El disfrute diario de la compañía de una mascota les favorece en mantener una presión arterial baja.
-La convivencia desde temprana edad con una mascota es benéfica para la salud de nuestros hijos, esta les permite fortalecer su sistema inmunológico, evitando así la aparición de algunas enfermedades respiratorias como lo serian la rinitis y algunos tipos de asma. 
-Influye de manera positiva en el desarrollo de la personalidad de nuestros hijos.
-Les hace menos propensos a sufrir ansiedad.
-Son menores las posibilidades de que puedan desarrollar cuadros depresivos.
-Son un excelente estímulo para la actividad física, ya que estos les motivan a mantenerse muy activos jugando, corriendo y sacándoles a pasear.
- Les ayuda a ser personas más sociables, cualidad que les permitirá poder relacionarse con otros niños y lograr establecer lazos de amistad en cualquier entorno, como los son las escuelas y los parques.
-En los casos de que tengamos un único hijo y entre nuestros planes se encuentre darle un hermanito o hermanita, no habrá inconvenientes de que el niño pueda llegar a sufrir de celos, ya que previamente vivió la experiencia de recibir un nuevo miembro a su núcleo familiar.



Conociendo todos estos beneficios, antes de unir una mascota a nuestra familia, debemos tener presente la cantidad de espacio disponible en nuestro hogar para ella y nuestra capacidad económica para sustentarla, así podremos orientar a los niños sobre el tipo de mascota más adecuada a buscar. La cantidad de opciones y tamaños son muy variados.
Es cierto que nuestros amigos los perros como los gatos, se encuentran posicionados entre las primeras opciones al momento de decidirnos por la clase de mascota que deseamos sumar a nuestro hogar, no obstante, los peces de colores, aves, hámster y tortugas, también suelen ser alternativas muy llamativas para los niños. De animarnos por un perro o gato, la mejor alternativa es visitar un refugio de animales para poder adoptar uno, al darles una segunda oportunidad a estas mascotas, les estamos enseñando a nuestros hijos una gran lección de amor y respeto por la vida.