INFLUENCIA DEL PENSAMIENTO

El pensamiento puede influirnos de manera significativa en nuestra cotidianidad tanto de maneras positivas como negativas. De allí radica la importancia al enfoque que decidamos darle al mismo, ya que para nuestro beneficio “somos los dueños de lo que pensamos”, en nosotros se encuentra la posibilidad de elegir el rumbo del pensamiento que deseamos rija nuestras vidas.




A diario, de manera directa como indirecta recibimos un sinfín de noticias y comentarios negativos a través de las interacciones que tenemos con las personas que nos rodean, los periódicos que leemos e incluso a través de nuestras redes sociales. Lamentablemente es mayor la cantidad de estas noticias a comparación de las positivas, ya que las mismas suelen atraer mayormente la atención de la persona promedio. Este mar de negatividad nos sumerge en un estado mental de constantes preocupaciones, dudas, miedos y estrés que no benefician nuestro bienestar mental.
El conservar un pensamiento negativo nos conlleva a un estancamiento en todos los niveles de nuestra vida, evita que nos animemos a desarrollar nuevos proyectos, que crezcamos de manera personal como profesional y que logremos avanzar con nuestra relación de pareja.
¿Cómo evitamos esto?
¡Manteniendo un pensamiento positivo! Somos conscientes de que no es una labor fácil -conociendo el entorno anteriormente mencionado-, sin embargo, podemos aprovechar estos factores adversos para identificar qué acciones podemos realizar para lograr mantenernos día a día positivos.





Entre esas acciones destacaremos las siguientes:
-Alejar todo aquello que no nos hace feliz, no debemos invertir nuestro tiempo y energía en cosas que no nos hagan sentir plenos y a gusto con nosotros mismos, pensémoslo por un momento, ¿vale la pena continuar en aquello que nos desmotiva a diario? ¡No lo vale! Es por ello que debemos alejar de nuestras vidas toda actividad laboral, de estudios o relación de pareja que nos mantenga desmotivados en un ciclo rutinario de desgaste, abriéndonos a la posibilidad de analizarnos y descubrir lo que realmente deseamos hacer y tener, así podremos enfocar nuestros pensamientos y esfuerzos diariamente al logro de nuestros sueños.
-Rodearnos de personas positivas, debemos alejar de nuestro entorno a las personas negativas y mantener cerca a personas que compartan nuestra misma motivación y percepción del mundo, que nos ayuden a ver el lado positivo de las cosas que nos sucedan a diario, entendiendo que un fracaso solo es una oportunidad para levantarnos y volver a intentarlo. De esta manera colaboramos en mantener a diario un entorno positivo que nos beneficiará.
-Darnos cuenta que somos dueños de nuestro destino, nosotros y únicamente nosotros tenemos el derecho de decidir el rumbo que le daremos a nuestra vida. Es por ello que debemos desechar de manera inmediata todo comentario negativo que podamos recibir de terceras personas, evitando así que los mismos afecten nuestros pensamientos.
El pensamiento más importante que debemos tener a diario, es que sin importar las situaciones negativas que lleguemos a vivir, podemos ser felices, ya que la felicidad se encuentra en nuestro interior.