EL REGALO DE LA GRATITUD

¿Qué es la gratitud?
Es un sentimiento ubicado en lo más alto de la escala emocional, junto con el amor. El nivel vibracional emitido por la persona en estado de gratitud es extremo. Sin duda, este sentimiento tan satisfactorio y saludable se conecta a nuestra mente, cuerpo y emociones. Ella hace que atraigamos cosas positivas día a día, como la compañía de personas, situaciones gratas, oportunidades grandiosas (tanto laborales como personales), además de una serie de pequeños momentos hermosos tendentes a reproducir este mismo estado.





Hay muchas maneras en que podemos ser agradecidos con la vida:
-Con el simple hecho de poder despertarnos cada mañana ya es un motivo para ello.
-Agradecidos con las oportunidades: Caminar, poder ver lo que nos rodea, escuchar el canto de las aves, los sonidos de la naturaleza, tocar una hoja de un árbol, abrazar a alguien. ¡Si, cada una de ellas son oportunidades!, debemos ser agradecidos por poder vivir ello. Somos ricos y muchos no lo ven.
-Agradecidos con las personas que te rodean: Tener familiares, pareja, amigos o allegados es otro de los motivos por los cuales debemos agradecer a la vida por permitirnos gozar de ellos.
-Agradecidos con los pequeños detalles: Tomarnos un café con alguien, tener una charla amena, recibir un abrazo, dar un abrazo, que te sonrían y que sonrías, entre muchos otros; son esos pequeños pero grandes detalles que poco a poco van llenando de momentos únicos nuestras vidas.
-Agradecidos con quien nos tiende la mano: Es importante destacar que lo mínimo que tenemos que hacer con ellos es regresarles ese favor (siempre y cuando esto no nos afecte de una manera negativa o vaya contra nuestros valores). El hecho de que alguien nos dé un vaso con agua, hospedaje, comida, buenos consejos, entre otros detalles más, son motivos por los cuales podemos ser agradecidos.



No basta con que seamos agradecidos desde nuestro interior, también debemos expresarlo abiertamente, para que las demás personas lo sientan y se envuelvan con este increíble sentimiento. Un ejemplo de esto lo vivimos al decir “Gracias”, es una palabra mágica que no solo nos llena de satisfacción al decirla, sino también llena a la persona que la escucha y esto abre puertas a la felicidad.
Muchas veces nos sumergimos en tristezas cuando las cosas no nos salen bien, cuando un trabajo no se nos da, cuando sufrimos la perdida física de una persona -es muy común, es cierto que pasar por esto es doloroso, pero veámoslo de esta manera: podemos agradecerle a la vida por brindarnos la oportunidad de conocer a esta persona, de disfrutar de ella-. Nos sumergimos tanto en lo malo, que no nos permitimos ver las maravillosas cosas que nos rodean. Si ya tenemos suerte con el simple hecho de vivir, todo lo demás son muchas más oportunidades. Debemos ser enormemente agradecidos.
“Este sentimiento es el pasaporte que el universo prepara para colocarnos donde debemos estar”. ¡Es nuestra actitud más poderosa!


Por ello, ¡Hagamos que la gratitud sea un hábito!