DORMIR O MORIR ¿QUÉ PREFIERES?

Cuando dormimos nuestro cerebro se encoge, así es, nos desconectamos del mundo exterior. Dormir es necesario para nuestra salud, esto hace que nuestro cerebro descanse (por así decirlo). En cada instante de nuestra vida, estamos recibiendo información en nuestro cerebro, de hecho, recomiendan dormir sin ruido ni televisores encendidos ya que, aunque creas que estas descansando, tu cerebro no lo hace porque recibe esa información que está escuchando. Cuando realmente estas durmiendo sin ruido a tu alrededor, tu cerebro toma una siesta después de estar durante el día con las neuronas conectándose con mayor fuerza, realizando sinapsis (una señal eléctrica que se encuentra ubicada en el asiento del aprendizaje y los recuerdos).




Durante el día nuestro cerebro trabaja incansablemente, pero teniendo un ritmo estable, a veces más rápido y otras no tanto (dependiendo de lo que estemos haciendo en esos momentos). “Estable” ya que, si sucede una sobrecarga de información y actividad, puede caer en hiperactividad y podríamos tener no solo serias sino lamentables consecuencias produciéndonos ataques de epilepsia o constantes convulsiones terminando muchas veces en la muerte.
Mientras dormimos el cuerpo trabaja para mejorarse. Un caso curioso es que los culturistas necesitan dormir ya que el gimnasio solo sirve para romper la fibra muscular, es el proceso de sueño el que interpretará esto como una señal para construir más fibra muscular, para adaptar el cuerpo al ejercicio y que no se lesione tanto la próxima vez.
Míralo de esta manera: nuestro cerebro es como un gran sistema eléctrico que trabaja constantemente, tenemos que hacerle mantenimiento (dormir) para que no se sobrecargue y queme ese cableado ya que, si esto sucede en nuestro cerebro, no hay vuelta atrás (lo quemado no se puede recuperar). Por eso es bueno mantener un equilibrio ¿sabes cómo se logra esto? ¡Durmiendo! Estudios afirman que durante el sueño las conexiones entre las neuronas retroceden casi un 20%.  Por esta razón es que los médicos recomiendan tanto descansar al menos 8 horas al día, no es por perecear que te lo dicen, es que es sumamente necesario para nuestra salud. En esta etapa, el cerebro toma fuerzas y está dispuesto a recibir de manera más enérgica la nueva información del próximo día.




Que problemas presentamos al trasnochar:
-Perdemos recuerdos: Estudios afirman que se pierden recuerdos que de otro modo se habrían conservado.
-No rendimos durante el día: Ya que sentimos agotamiento por no haber descansado.
-Nos da mucha hambre y ansiedad: Comemos más de lo normal.
-Riesgo de tener un accidente: Si no descansas, estas agotado y por ende si manejas o vas en un autobús, eres más propenso a quedarte dormido en el camino.
-Envejecemos: Con el tiempo la piel envejece, y tendremos un aspecto cansado, poco atractivo.
-Menor concentración: No solo tendremos problemas al concentrarnos con alguna tarea u oficio, sino que nos volvemos olvidadizos. Esto puede dificultar el aprendizaje y la retención de conceptos.
Nuestro cuerpo necesita dormir, regálale las horas necesarias en el día para ello, y veras increíbles resultados en tu desempeño diario.