LA NECESIDAD DE TENER TU PROPIO ESPACIO

Indudablemente es una necesidad y una manera sana de vivir tu vida en toda clase de relaciones, sin esto puedes perder el control de tus cosas ya que personas ajenas a ti, decidirán por ti. Es importante ser consciente que nuestro espacio personal es como una gran burbuja transparente que nos creamos para sobrevivir y vivir, nadie puede entrar en ella sin nuestro consentimiento. Respetar, controlar, defender nuestro propio espacio son una de las acciones que naturalmente hacemos. Esto nos ayuda a desarrollarnos como personas individuales, con una identidad propia capaces de escoger nuestros amigos, y personas con la cuales queremos compartir día a día.



El espacio varía también según las culturas y las situaciones (tenemos que tener presente estos aspectos). ¿Te ha sucedido que cuando alguien te va a hablar y se acerca demasiado a ti, te genera incomodidad y te alejas? Bueno, si esto te ha sucedido es lo que llamamos “proxemia” (la manera en que cada individuo crea su propio espacio físico, de su intimidad personal-). Cuando alguien abusa de tu espacio puede hacerlo de manera temporal o indefinida. En ambos casos, están entrando a una zona que no les corresponde y lo mejor para esto es aclarar desde el primer momento las cosas y no esperar a que sucedan (ya que solemos esperar esta segunda opción).
Hay varias maneras de decir ¡ALERTA, ES MI ESPACIO! Las personas constantemente nos relacionamos en un entorno ya sea social o laboral. A continuación, algunos ejemplos:
El espacio personal en la pareja
Si bien es cierto, cuando estamos en una relación amorosa, nos gusta compartir cosas, ir constantemente a pasear y pasar la mayor parte del tiempo con ella, pero es importante tener presente que cada uno debe ser independiente, tener gustos distintos y realizar actividades distintas. Esto no quiere decir que no se puedan acompañar en estas cosas, solo que hay momentos que quisiéramos hacerlas sin nuestras parejas.
Es importante tener confianza el uno con el otro, esto hará que entiendas y respetes el espacio personal de tu pareja y que él a su vez respete el tuyo. Tomar sus propias decisiones (aun sabiendo que la pareja no está de acuerdo). Recuerda que tu pareja no te pertenece, sois seres humanos independientes con el fin de compartir sus días juntos, y ser mejores cada día.




El espacio personal en tu trabajo
No mezcles tu vida laboral con la personal, cuando esto sucede sin duda has creado una bomba de tiempo.
No permitas que tus compañeros de trabajo decidan por ti, ni que tomen cosas de tu escritorio como lápices, cuadernos o el simple hecho de sentarse en tu computadora sin tu consentimiento, ya que les estarías abriendo las puertas a hospedarse en tu espacio personal.
El espacio personal, nos permite interactuar con las personas de una manera amena y adecuada, no esperemos a sentirnos obligados a apartar a las personas de nuestras vidas por no dejarle claro desde un inicio nuestra posición. ¡Defiende tu espacio desde el principio!