MIEDO AL MIEDO, ¡LA CULPA LA TIENE LA AMÍGDALA!

Tal vez alguna vez te hayas preguntado cómo o de dónde surge el miedo, y es que la responsable principal de la sensación angustiosa del miedo la tiene una pequeñísima parte del cerebro llamada amígdala.
Cuando a través de tus sentidos (principalmente la vista y el oído), captamos estímulos diferentes a los normalmente percibidos, la amígdala lanza señales al cuerpo y aparece el miedo como forma de protección.




¿Es el miedo saludable?
No el miedo que paraliza, por supuesto que no, ese que nos impide avanzar, hablar o pensar no es el miedo al que hacemos referencia. Sino aquel que aparece justo cuando estamos a punto de cometer un error, aquel con el cual Pepito Grillo de Pinocho, surge de la nada para decirnos "¡No lo hagas! ¡Detente!".
Los animales actúan instintivamente, saben cuándo hay peligro a su alrededor. En el hombre la situación es más compleja, pero lo creas o no, existe un miedo bueno, y es justamente el que nos previene de actuar ante determinadas situaciones, el miedo que actúa como un sexto sentido que evita que nos afectemos física o emocionalmente.




Todos sentimos miedo
Por muy valiente que digas ser, todos, absolutamente todos, en múltiples momentos de la vida sentiremos miedo, ya sea físico, emocional o al futuro que no sabemos si llegará o no.
He aquí algunos de los miedos más comunes:
Miedo escénico: La mayoría de las personas han experimentado esa sensación de vacío estomacal, frío, sudoración e incluso desasosiego que se produce cuando debemos exponer puntos de vista frente a un público, sin embargo, este miedo es manejable en la mayoría de los casos si es tratado con técnicas adecuadas de oratoria y manejo de autoestima. Salvo los casos más difíciles en los que el cuerpo se paraliza o la persona pierde el control de sus funciones, en este caso es necesario acudir a un psicólogo u orientador.
Miedo a enamorarse o filofobia: Si, lees bien, miedo a experimentar amor hacia la pareja y amigos. Por lo general este miedo surge porque el afectado se crea falsos conceptos a cerca del afecto y el abandono, o los ha experimentado previamente, lo que crea traumas tan intrínsecos en la persona, que para eliminar la ansiedad que produce se debe acudir a profesionales.
Del miedo se aprende
El miedo alecciona, cuando la persona toma conciencia de que la mayoría de sus temores son infundados y por lo tanto son más un producto de la anticipación a los hechos, recuerdos de experiencias negativas anteriores, o incluso de experiencias que ocurrieron en la niñez temprana y por lo tanto no son recordables. Aprender a manejar las emociones, se convierte en un reto que hace de quien los enfrenta una persona más fuerte y madura.

Debemos aprender a convivir con el miedo, porque, aunque superes algunos temores, siempre surgirá uno nuevo, lo que no debes jamás es permitirte vivir con miedo.