SENTIMIENTO DE CULPA: LA EMOCIÓN MÁS DESTRUCTIVA

Realmente es la más destructiva, debemos tener cuidado si esto nos está sucediendo o si conocemos a alguien que esté teniendo este sentimiento ya que pueden estar necesitando ayuda urgente.
En este sentimiento podemos inconscientemente quedar atrapados. Esto nos sucede cuando hemos sido deshonestos con nosotros mismos, herido de alguna manera nuestra dignidad, cuando hemos engañado a alguien o cometido algún error.




Este sentimiento es terrible, torturante y muy común entre los seres humanos. Todas las personas vivimos situaciones agradables que nos hacen sentir bien y otras no tanto, que nos hacen pasarlo mal. Estos tipos de situaciones desencadenan sensaciones de todo tipo. El sentimiento de culpa se sitúa en las “no agradables”, nadie se salva de experimentar esta sensación. Lo importante es saber cómo afrontarla porque puede llegar a ser despiadadamente destructiva.
Muchas veces este sentimiento es tan fuerte que puede transmitir sus señales de distintas manaras.
Señales de una persona que padece sentimiento de culpa:
- De manera física: Es la activación psicofisiológica y provoca dolores constantes de cabeza, estómago, presión en el pecho y dolores de espalda.
- De manera emocional: Suele parecerse a la tristeza, ocasiona en las personas irritabilidad y nerviosismo.
- De manera mental: Genera pensamientos destructivos, baja auto-estima, auto-reproches y auto-acusaciones.




¿Cómo superar el sentimiento de culpa?
- Evita optar el rol de culpable con un victimismo latente: También llamado como falsas víctimas. Esto sucede de forma consciente o inconsciente. Suele ser un método para disimular un ataque existente tratando de culpar a los demás para liberarte de culpas.
- Si heriste o actuaste mal con una persona, ponte en contacto con ella: Discúlpate, realmente nunca es tarde para hacerlo.
- Repara el daño: Si hay algo que puedas hacer para rectificar el daño ¡Hazlo! Verás que te sentirás mejor.
- Dialoga internamente: Esto te ayudará de gran manera. Hazte las preguntas necesarias y busca soluciones, si no las hay entonces no hay nada de hacer, acepta la realidad y trabaja de buena manera de ahora en adelante.
- No alimentes esos recuerdos desagradables: Aquellos en donde de alguna manera le causaron daño a los demás.
- Adopta una buena actitud: Enfócate en el presente y mira hacia delante, siempre aprendiendo de lo vivido para no cometer los mismos errores.
- Evita los pensamientos polarizados: Ningún extremo es bueno, en muchas ocasiones puedes optar por cosas intermedias dependiendo de las posibilidades y circunstancias de las mismas.
Todos tenemos tropiezos, somos seres humanos no perfectos ¡Se permite fallar! Lo importante es reflexionar ante lo sucedido. Que esto no te sumerja en tristeza, sino que te genere aprendizaje. Cuando estamos en este estado las personas se sienten mal, dolidas y esto hace que reflexionen y tomen decisiones. Estas decisiones permiten elegir otras alternativas la próxima vez que actúen.
Después de pasar por el periodo de reflexión, sigue avanzando ¡Puedes lograrlo! Veras que el sentimiento de culpa tiene un final.
La actitud con la que enfrentes todo es la clave. Recuerda siempre que una buena actitud es el camino del éxito.
Si conoces a alguien que esté sumergido en este sentimiento, ayúdalo a buscar ayuda profesional. Evitemos sucesos lamentables.