HIBRISTOFILIA, AMORES QUE MATAN

En 2013 un caso particular dio bastante material a los medios de comunicación para demostrar que las relaciones sentimentales son más complejas de lo que parecen.

Una mujer llamada Edith le dio el sí a Víctor, un presidiario que cumplía condena por homicidio. En particular la pareja es que la víctima de Víctor había sido la hermana gemela de Edith, por lo que el hombre cumpliría una sentencia de 13 años de prisión. El hecho ocurrió en Argentina y no es el único que se registra en la historia, ya que son múltiples los casos en los que mujeres se enamoran de asesinos, violadores, delincuentes, estafadores y mentirosos, ampliamente señalados públicamente y condenados con prisión y pena de muerte. Es decir, las amantes de estos hombres son conscientes de los crímenes que ellos efectuaron y ahí radica la atracción por ellos. De hecho, llegan a admirarlos, escribirles cartas, sentirse identificadas con ellos, sentir lastima y amor. 


Otro caso muy sonado es el de Ted Bundy, un violador y asesino en serie detenido después de cometer más de cien crímenes, tras su arresto empezaría a recibir cientos de cartas de fanáticas. A esta curiosa atracción fatal, se le conoce clínicamente como Hibristofilia. Criminales que para la mayoría de la sociedad son monstruos, para determinado número de mujeres resultan sexualmente atraídos, y percibidos como indefensos y dignos de protección y amor.
El término se dio a conocer en los años 50, por el sexólogo y psicólogo John Money, quien indicó que esta patología sexual afecta comúnmente a mujeres. Según el doctor Mark Griffiths, se sabe que el imaginario colectivo y las novelas de ficción influyen en estas escenas de amor desmedido hacia criminales confesos.
Otros estudios han demostrado que mujeres que han vivido con criminales confesaron que la idea de redimirlos y poyarlos es sexualmente excitante, creen incluso que pueden convertirlos en buenos hombres nuevamente.
Aunque casi la totalidad de las mujeres que han sido analizadas con estas conductas alegan sentir rechazo hacia el o los crímenes de sus parejas, ni deseos de participar en algún acto delictivo, un pequeño grupo indicó que si sienten placer por la fama mediática que representa ser las mujeres de criminales sonados.


¿Cómo ocurre el enamoramiento en una hibristofilia?
- Se enamoran al seguir las noticias sobre los actos criminales en los medios de comunicación.
- Se ponen en contacto con ellos a través de cartas, llamadas y visitas carcelarias.
- Se involucran en su defensa, apoyándolos económicamente y emocionalmente.
- Anhelan contacto físico ya que suelen sentir placer sexual al conocer más información sobre los hechos criminales.
- Mujeres que fueron abusadas sexualmente en la infancia y adolescencia son más vulnerables.
- Algunas aceptan que dichos hombres son culpables, otras sin embargo lo niegan por completo a pesar de las evidencias.

Se cree que la hibristofilia se da más en mujeres que en hombres porque son pocos los casos de mujeres asesinas difundidos por los medios de comunicación y porque biológicamente las mujeres suelen relacionar la fuerza y la violencia con el poder, la virilidad y la protección (de ahí la atracción sexual).