¿TEMOR A LOS COLORES?

Todos tenemos un color favorito, incluso más de uno. También es posible que, al referirnos a nuestro estado de ánimo, relacionemos los sentimientos o emociones con colores. Usamos negro o gris si estamos deprimidos, amarillo si estamos alegres y rojo cuando estamos enamorados. Hay quienes deciden asignarle colores específicos a sus parejas o amigos (según como les recuerden emocionalmente).
“Vivir la vida en colores!” “No todo es blanco y negro” o “ponte a tono con la vida”, con frecuencia son frases que solemos escuchar. También expresiones como: “se puso rojo como un tomate” para indicar vergüenza, o “estás verde” para referirse a personas que se sienten enfermas.
Pero ¿Qué sucede cuando la vida no se concibe en colores, cuando por el simple hecho de observar uno en específico nos surge asco, angustia, rabia?



En estos casos hablamos de cromatofobia, la cual consiste en un miedo anormal e injustificado hacia los colores. Eventos traumáticos relacionados con un color, pueden desencadenar estas fobias como mecanismos de defensa ante futuras circunstancias similares.
Por ejemplo: Adriana es una joven de veinte años que no soporta ver ni cruces, ni nada de color negro. De hecho, su fobia inició en la secundaria y surgió aparentemente de la nada. El estar en presencia de ropa negra, coches negros o cualquier objeto negro la impacientan, debe apartar la vista o retirarse del lugar antes de entrar en pánico. Después de muchos intentos fallidos por aclarar sus emociones sin recibir respuestas, acudió a consulta, se le diagnosticó con cromatofobia asociada a un evento traumático. Se descubrió después de varias consultas que la joven siendo muy niña, tuvo una hermana mayor que falleció. Ella ya no recordaba el hecho y los padres prefirieron no volver a hablar de la hija fallecida para evitar así preguntas y traumas que afectaran a la hija menor. De ahí surgió el repudio al color negro, el cual pudo superar con terapia cognitivo-conductual.




En el caso mencionado, la paciente solo presentaba cromatofobia al color negro, también se le conoce a esta fobia específica como melanofobia y es muy probable que quienes la presentan tengan estados de pánico ante el encierro y la oscuridad de la noche.
Pero en torno al color existen múltiples fobias como, por ejemplo: el miedo al color rojo o eritrofobia, al verde o clorofobia, al blanco o leucobobia, al purpura o porfirofobia. En pacientes con daltonismo, es usual conseguir cromatofobias asociadas con el verde y rojo o el azul y el verde.
Un caso particular en torno al color es la crisofobia, descrita como miedo al color naranja, incluyendo el dorado. Incluso los colores de los metales que se encuentran en la naturaleza pueden generar temor en muchos pacientes, así, por ejemplo: la cuprofobia (miedo al cobre), aurofobia (miedo al oro, alusión al oro).
Estas fobias son totalmente irracionales, con reacciones físicas que dificultan la respiración, aceleran las palpitaciones, originan pensamientos incoherentes, sudoración, náuseas, temblor, sequedad en la boca, entre otras.
Si padeces cualquier fobia en Mi Psicólogo Getxo te podemos ayudar. Ponte en contacto con nosotros en el 675 713 537 o en mipsicologogetxo@gmail.com.