JAMAIS VU

¿Te angustias?, ¿repentinamente sientes temor porque entras a tu habitación y no la reconoces?, ¿no logras identificar un ser querido frente a ti? Sin embargo, a los pocos segundos, recuperas la información y parece ¡que nada pasó!
Aunque suenan como los síntomas de una enfermedad, probablemente eres parte del 60% de las personas que han experimentado un Jamais vu.
Este término proveniente del francés significa “nunca visto” y consiste en encontrarse en una situación cotidiana, pero momentáneamente sentir que nunca antes había pasado. Este fenómeno, no es más que el contrario del tan conocido Deja vú, la sensación de que un momento nuevo ya se vivió..


Ambos fenómenos se han catalogado como parte de los variados y pequeños fallos o errores de percepción que nuestra mente produce con respecto a aquello que nos rodea.

Este evento sucede por un desfase en los circuitos neuronales que distorsionan la comprensión del mundo. 
A pesar de que el doctor Fredric Neuman, especialista del centro de Fobias y Ansiedad de White Plains Hospital en Nueva York, expone que las distorsiones de la percepción pueden estar asociadas a estados de ansiedad profunda, el Jamais vu, se piensa, puede darse por fatiga ante un hecho repetitivo. Esto quiere decir, que luego de percibir, observar o escuchar algo de forma constante por un periodo de tiempo lo suficientemente largo, nuestro cerebro se cansa, y esto origina que el estímulo inicial pierda todo su significado. Así lo demostró el psicólogo Moulin en un experimento realizado en el 2006.
El Jamais vu ocurre de repente, sin motivo aparente y se soluciona en cuestión de segundos. A diferencia de las enfermedades como el alzhéimer o la pérdida de memoria temporal, que, aunque parecen tener síntomas similares, estas últimas son el resultado de causas fisiológicas que tienen un trasfondo mucho más alarmante y su efecto es prologado.


Con esta clase de padecimientos la persona tiende a olvidar cualquier momento de su vida pasada o presente, en cambio, el Jamais vu se aplica sólo al aquí y ahora. Es una cuestión de no recordar algo en la situación en la que se encuentra y posteriormente recuperarse. 
No obstante, a pesar de que la experiencia puede suceder de manera aislada, es más frecuente que lo vivencien quienes padecen afecciones neurológicas como la epilepsia o lesiones craneales. Así como quienes sufren trastornos ansiosos o de personalidad, sufren de insomnio o aquellos que consumen drogas como la nicotina y los alucinógenos.
Es importante destacar que es muy complicado estudiar este error perceptivo por la fugacidad con la que sucede y la dificultad para recrearlo artificialmente. Esto hace que sea aún hoy en día sea un misterio para los científicos, pues también juega en contra que es 10 veces menos común que el Deja vu.
Es posible que en este punto consideres que nunca te ha pasado; que los Jamais vu no son tan recurrentes y puede que hasta te sientas escéptico. Pero si alguna vez no has sido capaz de reconocer a otra persona, aunque eras consciente de que su cara te resultaba familiar, sin duda alguna, formas parte del porcentaje de personas que lo han experimentado.