LAS FEROMONAS: OLORES CON MUCHO PODER

Si alguna vez viste la película “El Perfume” entenderás que las feromonas pueden concebirse como “el olor de la pasión”. Científicamente hablando, estas son sustancias químicas que expiden los animales y las plantas, y que son percibidas por la misma especie, de este modo consiguen atraer especímenes para apareamiento o repeler peligros.

En los seres humanos, estas hormonas producen además otros efectos. Es un fenómeno común que las mujeres que viven juntas por ejemplo en residencias universitarias, sus ciclos menstruales se alinean de tal manera que acaban menstruando a la vez.


Esto sucede porque instintivamente las hormonas tratan de enviar señales químicas al entorno para atraer parejas y luchar por la supervivencia de la especie. Es decir, es como que inconscientemente una mujer luchara con la otra para aparearse con “los machos al alcance”.
De hecho, las feromonas se expulsan del organismo humano a través del sudor, cada vez que sudamos, transmitimos estos mensajes que incluso hacen entrar en estados de excitación a otros.
El órgano Vemoronasal
Aun cuando las feromonas no poseen olor ni sabor, el olfato humano las percibe, detectando las sustancias químicas que las componen y generando sensaciones en el organismo. Esto se logra gracias al órgano vemoronasal, responsable de captar el olor de las hormonas y conducir el mensaje hasta el hipotálamo, desencadenando así una emoción: “la excitación”.
Lo mismo sucede con la repulsión que experimentamos con el olor de la basura, o el agrado hacia una determinada colonia o el olor de unas galletas recién horneadas.
Es posible que justo ahora te preguntes ¿cómo es que si las feromonas no poseen olor se consiguen frasquitos que las contienen en las tiendas para adultos? La respuesta va más allá del marketing y el engaño.
Este es un descubrimiento que data de finales de los años 80 en el que algunos investigadores desvelaron cuáles eran los componentes del sudor humano, para así poder sustituirlo por ácidos grasos de animales y plantas. De esta manera comercializaron “Feromonas Sintéticas”, las cuales se popularizaron como un auxiliar en materia erótica, generando el mismo efecto que las feromonas que produce el cuerpo humano naturalmente.


Otros estudios indican que el poder de las feromonas no es tan contundente como se cree, ya que cada persona posee una percepción distinta acerca de los olores o lo que es igual, los gustos olfativos difieren de unos a otros. Si el olor no desencadena una emoción que proviene de un recuerdo almacenado en la mente, no tendrá impacto en el mismo.
Lo que si se ha podido comprobar es que tanto animales como humanos “femeninos” en su período fértil son capaces de generar más estímulos sexuales que cuando deja de estarlo. Cabe resaltar que más allá de las hormonas, se requiere de gestos faciales, vestuario acorde a la ocasión y de un buen desarrollo de la empatía para conseguir llamar la atención del otro y atraerlo realmente.
Solo así se consigue de manera real que surja el amor, sin los elementos anteriormente señalados, el poder de estas hormonas pasaría a la historia.