LAS PERSONAS EXITOSAS PROSPERAN CON LA RETROALIMENTACIÓN NEGATIVA

A la mayoría de las personas, no nos gusta para nada que nos critiquen, o que nos señalen los errores del pasado.  Generalmente, sentimos la necesidad de recibir halagos tras nuestras acciones, y vemos con hostilidad las observaciones que no van de la mano con nuestros pensamientos. Pero, evitar las sugerencias que otros nos hacen, puede retrasar nuestro propio crecimiento, y las posibilidades de triunfar en la vida.

¿Te interesa conocer más al respecto?, ¡no te pierdas este artículo!



Negarse a aceptar las observaciones de terceros, puede considerarse un gesto de arrogancia. Si bien es cierto que no se puede confiar ciegamente en todo lo que nos dicen, por otro lado, tampoco podrás desechar los juicios que los demás emitan sobre ti.
Los que han surgido profesionalmente, no dudaron en “escuchar” las opiniones que generaban en aquellos que le rodeaban, para así poder mejorar en sus trabajos, y en los modos de enfrentar determinadas situaciones. Descubrieron que podían enmendar errores, evitando pérdidas de tiempo y dinero, antes de que fuese demasiado tarde.
- En miras al liderazgo efectivo
Cuando se evita recibir comentarios que no nos favorecen, como una forma de mantener la autoimagen de quien “no se equivoca”, estamos condenados a retrasar nuestro éxito tanto profesional, como personal.
Ningún empresario afamado ha llegado a la posición de líder eficaz sin antes haber recibido miles de asesorías, e incluso insultos, que echaban por tierra todos los conceptos que consideraba válidos.
La diferencia entre el “empresario”, y tu actitud ante las críticas, es que él ha comprendido que para corregir sus errores debe aprender a escuchar, discriminar entre lo que le es útil y lo que no, y tomar decisiones acertadas. De lo contrario correrá el riesgo de fracasar.


- Toma cada crítica con diplomacia
Cuando una persona es exitosa, reconoce cada habladuría como “positiva”, a pesar de que el modo en que se lo hayan dicho no sea necesariamente el más agradable. Demuestra que confía en sí mismo, y entiende que su autoestima no debe verse afectada si alguien le evalúa, o lo confronta con una realidad diferente a la que consideraba correcta.
Por ende, acepta cada situación con diplomacia, serenidad y agradecimiento. Porque pasar un “mal momento” en el presente y enmendarlo, le conducirá a un triunfo futuro.
- Jamás podrás complacer a todos
¡Debes acostumbrarte a la idea! Siempre habrá alguien interesado en señalarte tus errores, pero no todos estarán dispuestos a halagarte por tus méritos. Existe un adagio popular que lo expresa de esta manera: “Nadie quiere ver ojos bonitos en rostro ajeno”. Así que adelántate a posibles acotaciones incómodas, porque, aunque no las pidas, ellas igualmente llegarán a tus oídos.
Un amigo, y empresario joven lo tiene presente como una norma para no perder su norte en cuanto a su crecimiento profesional. Él suele repetir una frase del libro Don Quijote de la Mancha: "Deja que los perros ladren Sancho amigo, es señal que vamos pasando".
¡Ahora te queda claro de lo que hablo! Sin lugar a dudas, ¡está bien fallar! Así podrás superarte y ser ejemplo para otros.
Recuerda cada crítica que realmente merecen tu atención, y desecha las que provienen de los que desean únicamente perjudicarte.
Después de haber leído esta información, espero hayas aprendido a enfrentar con serenidad las situaciones en las que recibes palabras que llegan a lastimarte, aprende a verlas como un regalo, no como ofensas.
Y no olvides hacernos conocer tus opiniones, siempre es grato poder ayudarte.